Leído en 2010 y algunas de sus frases

1. Despietat País De Les Meravelles i La Fi Del MónHaruki Murakami
Me entusiasmó. Pasé momentos cercanos a cuando descubrí Murakami con Tokio Blues o La Caza del Carnero Salvaje. Uno de los libros que me gustaría volver a leer en un futuro.
2. InvisiblePaul Auster
Para ser sincero no es de los libros que más me ha gustado de Auster. Guardo un vago recuerdo, aunque sé que lo pasé bien mientras lo leía.
3. Aire NuestroManuel Vilas
Toda una sorpresa. Con momentos delirantes. Genial la historia de Johnny Cash de viaje por España.
4. Cosas Que Los Nietos Deberían SaberMark Oliver Everett
Un libro que recomendaré hasta el fin de los días a todo aquel que diga que su vida es una mierda.

5. Payasadas o: ¡NUNCA MÁS SOLO!Kurt Vonnegut
¡Vonnegut es Dios! Eso me dijo Laura, y Laura tiene razón, yo creo en Bokonon, o sea, en Vonnegut. Payasadas es un libro difícil de conseguir en nuestro país, como casi toda la obra de este genial escritor. Hay que buscar en el mercado de segunda mano, pero merece la pena.
6. El Guardián Entre El CentenoJ.D. Salinger
Segunda vez que leo esta novela de culto y me ha gustado más que la primera.
7. Dietario voluble; Enrique Vila-Matas
Leer a Enrique Vila-Matas es como conectarse a Internet: una cosa te lleva a la otra y aprendes y conoces en un momento una barbaridad de datos y personajes, en Dietario Voluble más que con cualquier otro de los que leído de él. Como siempre un placer.
8. Guampeteros, fomas y granfalunes; Kurt Vonnegut
Libro de opiniones y ensayos con algún cuento inédito. Grande como siempre, irónico como nunca...
9. Recuerdos Inventados; Enrique Vila-Matas
Lo mismo que con Dietario Voluble, aunque aquí hay cuentos sensacionales que merecen segundas y terceras lecturas, o más...
10. L'elegància de l'eriçó; Muriel Barbery
No me desagradó del todo pero no lo recomiendo. Tal vez le guste a un público concreto, no sé... a mí me parece de un despotismo brutal ningunear a quien tiene menos cultura... y eso es precisamente lo que me hace sentir una cierta antipatía hacia las protagonistas.
11. Willard y sus trofeos de bolos; Richard Brautigan
Mi primer contacto con Brautigan. No está mal, pero creo que me ha llegado demasiado tarde.
12. Llibreta de Vacances; Ramon Solsona
Una buena colección de cuentos.
13. De Qué Hablo Cuando Hablo de Correr; Haruki Murakami
Prefiero al Murakami de la ficción. Aunque aprendí muchas cosas leyendo este libro.
14. Fi; David Monteagudo
Enorme, digan lo que digan. Creo que es una muy buena historia y lejos de lo que la gran mayoría le critica, me parece que tiene un estupendo final.
15. Bienvenidos a Welcome; Laura Fernández
Tuve la suerte de conocer en persona a Laura. Es la que dice que Vonnegut es Dios. Me regaló su libro y compartimos una interesante charla mientras tomábamos un café en La Central. Un libro divertido, lleno de momentos hilarantes y que no da un respiro.
16. Ultima salida para Brooklyn; Hubert Selby Jr.
Me lo recomendó Laura. Es duro, un libro muy duro. Pero el nivel es alto, y se merece una muy buena nota.
17. De qué hablamos cuando hablamos de amor; Raymond Carver
Genial. Cuentos perfectos. Carver ha influido en muchos de los escritores que me gustan. No hablo del estilo, sino de las historias.
18. La pesca de la trucha en América; Richard Brautigan
Extraño, entrañable, raro de narices pero imposible dejarlo... aunque, me esperaba otra cosa.
19. Tokio ya no nos quiere; Ray Loriga
Interesante, aunque prefiero a Palahniuk explicando este tipo de historias.
20. Fahrenheit 451; Ray Bradbury
Un clásico de la distopía. No puedo decir mucho, lo sufrí (en el buen sentido).
21. En Nadar-dos-pájaros; Flann O'Brien
Flann O'Brien nunca defrauda pero mi libro favorito sigue siendo el tercer policía.
22. Cuentos sin plumas; Woody Allen
Risa asegurada. Despertó en mí esas sonrisas que uno reprime para no estallar en carcajadas de camino a casa en el tren.
23. Cosas que hacen BUM; Kiko Amat
Me lo pasé bien leyendo una novela escrita por uno de los más grandes fans de Brautigan. El protagonista se llama Pànic, con eso no digo nada y lo digo todo...
24. Otras voces, otros ámbitos; Truman Capote
La primera novela de Capote. Hay momentos en ella que me recuerdan a Tom Sawyer, otros a Otra Vuelta de Tuerca... Un relato imprescindible.
25. Nunca me abandones; Kazuo Ishiguro
Con la distopía como telón de fondo se nos cuenta una historia de amor casi imposible. Aunque les falta algo de sangre en las venas a todos los protagonistas, me tocó la fibra.
26. Mundo maravilloso; Javier Calvo
Javier Calvo es uno de los escritores españoles que más me gusta. Me da igual de donde provengan sus influencias. Leer a Calvo, para mí, es sinónimo de diversión.
27. El juego favorito; Leonard Cohen
Una novela cercana a El Guardián Entre el Centeno, aunque aquí podemos casi leer la autobiografía de Cohen.
28. El proceso; Franz Kafka
Qué decir de uno de los clásicos... agobiante... ¿Kafkiano? ¿Sé puede llamar kafkiano a un relato escrito por Kafka? Chungo, oscuro, onírico...
29. Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos; Emmanuel Carrère
Biografía de Philip K. Dick que nos acerca a entender y a comprender mejor a uno de los escritores de cuyos trabajos se han inspirado guionistas en infinidad de películas. La más reciente Origen, aunque no se le mencione.
30. Lunar Park; Bret Easton Ellis
Empieza como si se tratara de una autobiografía y sigue como una novela de Stephen King.
31. Ubik; Philip K. Dick
Un 10. Obra imprescindible de la ciencia ficción. Sencilla pero de la que han bebido decenas de historias posteriores.
32. Residuos; Tom McCarthy
Genial la idea, genial la trama... ideal como guión para una película. Algo repetitiva, eso sí.
33. La exhibición de atrocidades; J.G. Ballard
Difícil, muy difícil. El más complicado de todos los que he leído de Ballard. Casi desagradable.
34. Les hores amargues, la cendra dels dies; Joan Calvet
Un poemario escrito por un músico (aunque músico y poeta viene a ser lo mismo). Si tienes la oportunidad debes leerlo.
35. La reina al palau dels corrents d'aire; Stieg Larsson
Las dos últimas partes son las que menos me han gustado, aunque reconozco el poder adictivo de la trama y el atractivo que despierta Lisbeth Salander.
36. El gourmet solitario; Jiro Taniguchi·Masayuki Kusumi
Un cómic japonés sobre un viajante que narra dónde y qué come. Perfecto para adentrarse en la gastronomía nipona.
37. Fragmentos de un cuaderno manchado de vino; Charles Bukowski
Textos inéditos de Bukowski. Siempre sorprende leer al viejo Hank. Siempre sorprende descubrir lo mal o poco que se conoce de él.
38. Mire al pajarito; Kurt Vonnegut 
Cuando me enteré que se publicaba un libro de cuentos inéditos de Vonnegut empecé a buscar información como un loco. Cuando llegó a mis manos lo racioné tanto como pude. Pero es como tener una tableta de chocolate siempre encima: vas picando hasta que terminas para volver a por más...
39. La feria de las tinieblas; Ray Bradbury 
Escalofríante, terror puro, no sé si se ha llevado al cine. Si no es así, espero que algún día lo hagan y que se encargue Tim Burton.
40. La noche del cazador; Davis Grubb
Excelente, una de las que más he disfrutado.
41. El capitán salió a comer y los marineros tomaron el barco; Charles Bukowski
Segunda vez que leo los últimos textos que escribió Bukowski. Nada mal, nada mal...
42. El sindicato de policía yiddish; Michael Chabon
Michael Chabon nunca me decepciona, pero será complicado que alguna de sus obras supere Las Asombrosas aventuras de Kabalier y Clay. Aun así lo he pasado genial con El sindicato de policía yiddish.
43. Pulp; Charles Bukowski
También es la segunda vez que leo Pulp. Y de nuevo me he reído.
44. Bartleby y compañia; Enrique Vila-Matas
Descubrí a muchos autores y cosas interesantes sobre ellos gracias a Bartleby y compañia. Vila-Matas me tiene bien pillado.
45. El primer tercio; Neal Cassady
Me aburrí... y eso que lo pillé con ganas después de nuestro viaje por California... En fin, lo más interesante el prólogo, los inicios y las cartas del final...
46. Cuentos selectos; Mark Twain
Mi nuevo héroe. Tarde, lo sé. Pero ¿no dicen que lo bueno se hace esperar? Mark Twain es actual, irónico y lapidario. Lo voy a agotar... en serio, voy a leer todo lo que pueda del autor de otro de mis héroes, Huck.
47. Sunset Park; Paul Auster
No llega al nivel del Libro de las Ilusiones, pero se le acerca muy mucho. Es redondo. Es perfecto. Es Auster.
48. Marcos Montes; David Monteagudo
Marcos Montes es un librito, un cuento. Previsible... pero no está nada mal.

Un año de cáncer

Un día como hoy y más o menos a esta hora, salía de mi última sesión de quimioterapia. Un año y 48 libros después lo estoy celebrando. Y a lo grande, no te creas que no.

Hoy en el gimnasio mientras escuchaba "algunas plantas" de Love of Lesbian, pedaleando sobre la bicicleta estática y tras superar mi propia marca, ya llegando al minuto final (es la canción definitiva, la que me da el último empujón), casi me pongo a llorar. Y es que de pronto he recordado la efeméride, y de que entonces, hace un año, apenas podía aguantar diez minutos seguidos estando de pie. Que me mareaba viajar en coche. Que añoraba pasear en bicicleta y comer sin sufrir ardores o sin sentir asco. Que veía muy lejos volver a mi estado normal.
Ahora, no sólo me he recuperado, sino que además estoy más fuerte que antes de empezar con la quimio y cada día mejora al anterior. Y sí, admito que hay una persona animando, y de que manera, para que un tipo sedentario como yo vaya al gimnasio dos o tres veces por semana. Pero eso no le resta valor al esfuerzo empleado. (Ja saps que t'ho agraeixo molt i que si no fos per tu no estaría ni la meitat de bé).

Le doy importancia al número de libros por una razón muy simple: durante el 2009 apenas pude leer (no leí muchos libros, no), me era imposible concentrarme; disponía de todo el tiempo del mundo y no podía disfrutar de lo que más me gusta. De casi nada de lo que me gusta... Mis pensamientos cruzan a toda velocidad los días del calendario y se detienen a rememorar aleatoriamente episodios que son realmente importantes para mí. Para realizar esa tarea tengo un buen aliado: el blog.

Un año de cáncer. Un año del que guardo buenos y malos recuerdos, algunas fotos ayudan a recordar. Pequeños viajes entre sesión y sesión. Nunca demasiado lejos por si llegaba la temida fiebre. Comiendo mucho helado (era lo que mejor me sentaba) y disfrutando de cada instante en el que me sentía bien. Llorando cuando me apetecía e ironizando a cada momento: el chiste de carnaval lo utilicé demasiadas veces, lo reconozco. A decir verdad, mi mente ha borrado mucho de lo malo y permanece en ella lo mejor: las conclusiones, los cambios, LO POSITIVO.

Pero de la misma manera que ocurren cosas positivas, ocurren otras que son inevitables y nos hacen perder el equilibrio. Como la muerte, que pasea con paso firme por la vida.
Aun así, pienso que la partida sigue y debemos recordar "les picades d'ullet" y cada una de las sonrisas sinceras que nos dedicaban cuando recibían nuestra visita. Debemos recordarles por hacer de nosotros lo que somos. Merecen algo mejor que lágrimas, tristeza y flores. Merecen que sigamos sus consejos, que brindemos por ellos, que los mantengamos vivos en nuestro corazón. Si ellos siguen vivos nosotros también.

Un pequeño apunte sobre mi padre, mi otro padre. No sé si alguna vez lo comenté, pero no tuve un padre, tuve dos. Uno me dio la vida y el otro me enseñó a vivir.
El último consejo que me dio fue en abril (mi mes preferido), cuando me preguntó por mi padre (biológico) y al oír mi respuesta me contestó con una sencilla sentencia: un padre siempre es un padre.
Así que, Cayetano, quiero decirte que entendí perfectamente tus palabras. Como el día, que siendo niño, te pregunté qué era la política y sólo tuviste que dirigir un dedo hacia el pan.

Y si cambio de idea...

Hace un año y medio desde que aplasté mi último cigarro. Entonces me dije que después de aquel no fumaría más y que no me permitiría ni una sola calada. Hice esa promesa, que hasta día de hoy he cumplido a rajatabla, convencido y empujado por la derrota del momento, aunque ahora, pensándolo bien, creo que me precipité en tomar tan firme decisión. No es que me arrepienta de haber dejado el hábito, ni mucho menos. Me siento mejor ahora; es genial degustar otra vez con gran placer la comida. Además ya no me mareo cuando se hace necesario echar a correr (ahora hago deporte y ya no pierdo el tren casi nunca). No, no es eso lo que me agobia. Lo que de verdad me fastidia es haber tomado una decisión inamovible. Nunca me ha gustado prometer nada. Mantener opiniones que no puedan estar sujetas a cambios en el futuro me hacen pensar en regímenes dictatoriales. Me gusta lo que me gusta ahora y he aprendido a aceptar que no me guste lo que me gustó en el pasado. Mi yo de entonces estaría encantado con esa forma de pensar. O no. No lo sé. Respeto las decisiones y los gustos de mis anteriores yoes, pero prometer que nunca más harás alguna cosa es como decir que nunca cambiarás de idea sobre algo aunque se confirme que estabas equivocado.
Ya veo la escena. Yo con ochenta años, en un porche, sentado en una mecedora y sosteniendo un libro. En una mesita hay café y algún licor que todavía no he probado en mi vida. Discuto con el otro yo, el de treinta y seis. Le digo que de ahora en adelante quiero fumar de vez en cuando, que por su culpa me he estado reprimiendo durante más de cuarenta años. Pero el yo de treinta y seis ya no puede opinar al respecto. Aunque seguramente, si pudiera, le diría que es gracias a él que ahora tiene esa calidad de vida, pero que sí, que se fume algún cigarro de vez en cuando y que lo haga a su salud.

Tortazos y risa

Recuerdo por igual la niebla, el olor a leña ardiendo y las filas y filas de bombillas alineadas y de distintos colores iluminando las calles. Los escaparates, también iluminados, en los que dejaba una huella grasienta en los cristales después de apoyar en ellos mi frente, ofrecían algo que jamás podría obtener (ni siquiera creyendo en la magia de esas fechas). Vestía pantalones de pana, leotardos, camiseta de invierno de la marca Damart, jersey de lana, anorak y guantes de portero de fútbol que, como ocurría con casi toda mi ropa, me iban grandes. Cargaba una maleta repleta de libros y libretas que pesaba una barbaridad -tanto para un niño de nueve años como para un hombre de treinta era un peso excesivo y fatal para la espalda-.
En el cine viejo ya habían cambiado los carteles. El domingo iría a ver una de Bruce Lee, como casi todas las semanas, y una de Bud Spencer y Terence Hill. Un domingo de tortazos y risa.
El cine, el colegio y los libros de aventuras borraban los días amargos. Las ausencias. 
Los demás niños intercambiaban cromos en los que aparecían jugadores de fútbol de los que yo no conocía ningún nombre, apenas sí conocía dos o tres equipos. También jugaban al deporte rey y yo lo veía todo desde la ventana mientras escuchaba la radio y pasaba despacio, muy despacio, las páginas de un ejemplar de la revista Cimoc. Cuando muera no me llevéis flores, haríais mucho mejor si me las dais ahora.

De Abbas Kiarostami

ABBAS KIAROSTAMI ( Teherán, 1940 ) cineasta, fotógrafo y poeta.


He acompañado
a la luna
hasta el corazón de una nube oscura,
he bebido vino y me he quedado dormido.
                       
            Descalzo camino
            sobre la arena candente,
            me incendio de la cabeza a los pies
            bajo la mirada de los transeúntes.

También hoy
como ayer
la ocasión se ha perdido
no nos queda más
que lamentarnos del tiempo

 del libro: Un Lobo al Acecho

Wishlist

Fnac ha convocado un concurso bastante interesante al que llaman lista de deseos; We wishlist a merry xmas. Se puede participar desde Facebook y desde tu propio blog. ¿El premio? un vale de 2011 euros para gastarlos en Fnac. Así que un servidor, que tiene muchos deseos y desea darlos a conocer, cae en la tentación de utilizar este blog para participar y, ya de paso, recomendar.
 Discos:

De John Mellencamp tengo varios álbumes y me hace especial ilusión el último trabajo, y todavía más en vinilo:
John Mellencamp - No Better Than This (Edición Vinilo) 32,95 €

Bill Callahan me tiene enamorado, pero aún me falta este discazo:
Bill Callahan - Sometimes I Wish We Were An Eagle (Edición Vinilo) 17,95 €


Uno de mis DJ's favoritos:
Cut Chemist - Sound of the police (Edición Vinilo) 20,95 € 
Dos de Dylan indispensables para mi colección:
Bob Dylan - Highway 61 Revisited (Edición Vinilo) 23,95 €
Bob Dylan - Blood on the tracks (Edición Vinilo) 19,95 €
Vuelve el mejor Lloyd Cole, uno de los grandes del pop:
Lloyd Cole - Broken record (Edición Vinilo) 23,95 € 

Libros:

De Bukowski nos llegaron más tarde los poemas que las novelas y relatos. Así que poco a poco los voy consiguiendo:
Charles Bukowski - ¡Adelante! 15 €
Charles Bukowski - Lo más importante es saber atravesar el fuego 23 €
Charles Bukowski - Guerra sin cesar (poemas 1981-1984) 15 €
Charles Bukowski - La gente parece flores al fin 18 €
Charles Bukowski - El amor es un perro del infierno 18 €
Una novela gráfica. Relatos de Bukowski en cómic. Algunos de ellos ya habían sido publicados en la revista "El Víbora":
Shultheiss - Bukowski 12 €

Espero con muchas ganas el nuevo libro de Paul Auster, como siempre claro...
Paul Auster - Sunset Park 18,50 €

Después de la visita a San Francisco me han entrado ganas de más:
Jack Kerouac - A la carretera 22,30 €
Jack Kerouac - Los vagabundos del Dharma      7,50 € 
Barry Gifford, Lawrence Lee - El libro de Jack. Una biografía oral de Jack Kerouac 22,50 €
Todo lo que he leído de él me gusta, así que estos dos serían muy bien recibidos: 
Javier Calvo - Corona de flores 21,90 €
Javier Calvo - Los ríos perdidos de Londres 8,95 € 
Después de leer El cinquè en joc, uno quiere completar la trilogía, sale más barato un libro que dos, ¿no?:
Robertson Davies - Trilogia de Deptford 34,90 €

 
Leyendo Bartleby y Compañia descubrí, entre otros, a Walser y este libro:
Robert Walser - Jakob Von Gutten 16 €

Si lo recomienda Kiko Amat...:
Marc Pastor - L'any de la plaga 19 €

Otro libro interesante y al que le tengo ganas:
Jordi Puntí - Maletes perdudes 17,95 €


La guinda (o manzana...):

Y puestos a pedir, tiro la casa por la ventana:
Apple MacBook Pro MC375Y/A 13,3" 1419 €

El Aaiún

En el centro de una enorme sala podemos ver una inmensa tarta que reproduce al mínimo detalle uno de los edificios más emblemáticos de la empresa que ofrece la fiesta. Alrededor del pastel hay hombres y mujeres vestidos de etiqueta. Parecen políticos o empresarios, que viene a ser lo mismo, -definitivamente el sol no sale igual para todos-. Hablan entre ellos, hay sonrisas (falsas y auténticas), coqueteos (todos falsos), saludos, apretones de mano y abrazos. Todos sostienen en sus manos copas de distintos licores. No faltan canapés. Todos afirman estar de acuerdo con el mensaje del Papa en su reciente y veloz visita: "los fieles españoles deben ser valientes y defender la familia tradicional, además de rechazar el aborto".
Mientras tanto llegan noticias desde El Aaiún: Agentes marroquíes han desmantelado un campamento saharaui. Los militares han lanzado gases lacrimógenos de madrugada. Han quemado jaimas. Hay duros enfrentamientos y muertos y desaparecidos. Mujeres y niños huyen por el desierto...
En el centro de una enorme sala podemos ver un inmenso montón de excrementos que reproduce al mínimo detalle una tarta con forma de edificio. Alrededor hay centenares de moscas. Han decidido ser valientes y defender la familia tradicional, defender también a los que aún no han nacido e ignorar a los vivos.
Ahora todas las moscas prestan atención únicamente a su mierda. Una mierda disfrazada, eso sí, pero mierda al fin y al cabo.

Hoy recomiendo: Bill Callahan

Los sábados y domingos por la tarde, en especial en otoño, pero sobre todo los domingos a partir de las siete de la tarde, me invade una tristeza inexplicable que arrastro desde muy pequeño y que nunca me ha abandonado. Una sensación recurrente también cada año cuando quedan pocos días para Navidad y las luces y los escaparates te ofrecen algo que no puedes obtener. Aunque no por ser una sensación triste es desagradable. Algo parecido me ocurre con según que canciones: Wicked Game de Chris Isaak, Song to the Siren en la versión de This Mortal Coil, Johnnny Guitar de Peggy Lee (un tema que he descubierto  recientemente en un taller de musicoterapia) o el Please, Please, Please, Let Me Get What I Want de The Smiths. Lejos de deprimirme, esa "tristeza" me anima, es el estado tristefeliz. Es el sábado y domingo de sofá con una revista entre las manos o repantingado y simplemente escuchando a todo volumen el vinilo de Bill Callahan que con su enorme voz te transporta a otros lugares mientras afuera la oscuridad llega a una hora absurda.

Stencils de San Francisco de Banksy

Estoy en ello. Recopilo fotos de todos los stencils que he cazado últimamente. Hace un momento me he dado cuenta de que aún no había comprobado si algunos de ellos eran de Banksy como sospeché cuando tomé las fotografías. Pues bien, estos dos lo son seguro. He investigado y no me cabe la más mínima duda. La primera fotografía es en Columbus avenue. Justo debajo de donde está el stencil hay un restaurante italiano. Una noche cenamos allí, entre risas porque uno de los camareros había estado un tiempo en Barcelona y nos hablaba en catalán y cantó el himno del Barça unas cuantas veces. Desde la ventana del restaurante veía el bar Vesubio y, como no, la librería City Lights Books que no cierra hasta las 12 de la noche. Después de cenar entramos por segunda vez en la famosa librería, pero antes vimos salir al director de cine Alejandro González Iñárritu con una antología de poemas (City Lights Pocket Poets Anthology) bajo el brazo. Yo compré esa noche Howl de Ginsberg y San Francisco Poems de Lawrence Ferlinghetti.




Stencil de Banksy en Columbus Avenue. San Francisco. Foto LilVia

Algunas plantas

"Lo tengo que decir tú no tienes fondo, no tienes fondo... so hipppie!"
Llevo todo el día con la canción Algunas plantas de Love of Lesbian en la cabeza. Desde que salió el disco que lo llevo en el ipod, pero hoy en el gimnasio me ha ayudado a llegar al final. Cuando ya no podía más "No tienes fondo no tienes fondo..." ¿Qué no? ¡Te voy a enseñar si tengo o no tengo fondo! Y con los ojos cerrados y cantando por mí he llegado a los ocho kilómetros.
Aunque durante nuestro reciente viaje y todas las excursiones ya demostré lo bien que aguanta este cuerpecito mío; no deja de sorprenderme lo que puedo llegar a hacer...
Sigo ordenando las fotos y en breve me gustaría escribir posts dedicados a cada lugar que visitamos. De momento cuelgo aquí alguna imagen de muestra.


Estos días leo a Bukowski de nuevo: sus poemas y sus relatos. Además en inglés, para leerlo tal y como lo parió el sucio de Hank. Uno de los libros es The Most Beautiful Woman in Town & other stories que compré en City Lights Books, dónde se publicó originalmente (en las fotos puedes ver la famosa librería-editorial de San Francisco).


Un fragmento de "A la puta que se llevó mis poemas":

...
No soy Shakespeare
pero puede ser que algún día ya no escriba más,
abstractos o de los otros.
Siempre habrá dinero y putas y borrachos
hasta que caiga la última bomba,
pero como dijo Dios,
cruzándose de piernas:
veo que he creado muchos poetas pero no mucha poesía.


(Charles Bukowski)


Si quieres leer más de Bukowski te recomiendo el blog Solo Bukowski

Corazón contento

Pronto llegaré a los 38 años -es a lo único a lo que llego pronto: cumplir años- y aún me quedan muchos libros por leer, muchas películas por ver, sitios por visitar y errores que cometer. Siempre llego tarde a todo. Mejor dicho, solía llegar tarde a todo. Con los años he corregido ese defecto y, seguramente, como todo hijo de vecino, he ganado otros.
Así que procuro no dejar pasar la ocasión. He aprendido la lección e intento aprovechar las oportunidades que me brinda la vida.
Hoy he asistido a mi primer taller de musicoterapia. Confieso que ha superado todas mis expectativas. Nunca me imaginé rodeado de gente desconocida cantando con todos ellos a viva voz, y menos aún que la canción sería de Marisol y que además me lo pasaría bien mientras lo hacía, y todo eso sin haber ingerido alcohol ni estar en un karaoke.
Éramos 7 más la musicoterapeuta. El 7 otra vez. 2 hombres y el resto mujeres.
Antes de cantar en público he narrado sin ningún tipo de vergüenza qué me sugerían los sonidos que hacían unos objetos que la musicoterapeuta movía en su mano mientras manteníamos los ojos cerrados. Alguien ha dicho que parecían piedras de un riachuelo y evocaba un paseo mientras las iba pisando. Otra persona ha sentido que eran unos niños jugando a canicas. Uno pensaba en el otoño y que estaba en el Montseny. Yo me he sentido como Tom Sawyer en su cabaña de madera, arriba en un árbol, cerca de un río o del mar, pero a diferencia de él yo sostendría un libro entre las manos, y mientras estuviese leyendo llegaría a mí el tintineo que arranca la brisa a un móvil de viento hecho de cañas de bambú. Eso es lo que he percibido y eso es lo que he contado.

Los objetos que nos han hecho sentir todo eso sólo eran bellotas. Una bellota ha conseguido que cantara Corazón contento.

No todos los sueños sueños son (lost highway revisited)



Fotograma Lost Highway (1997)


El mismo escenario 13 años después.
Si se amplia la fotografía aún se puede leer LOST HIGHWAY HOTEL debajo de DEATH VALLEY JUNCTION.



Something wicked this way comes

Regresamos ya de unas vacaciones merecidas.
Ahora ordeno y selecciono.
Nada fue premeditado: nos dejamos llevar. Creo que empecé a emocionarme en el instante que su dedo índice señaló en el mapa, desplegado sobre su mesa de trabajo, un recorrido en el que pude leer de pasada la palabra Mojave. Cuando nos habló de conducir durante horas por carreteras perdidas inevitablemente acudieron a mí On the road de Kerouac y Lost Highway de Lynch, y, al gusanillo le entró hambre.
Más adelante busqué algo relacionado con el viaje y ahí estaba Death Valley Junction, City Lights Books o el San Francisco Art Institute.
Todo ha resultado mucho mejor de lo previsto. En breve empezaré a colgar fotos de Stencils cazados en San Francisco, de nuestra parada obligatoria en Death Valley donde Lynch ubicó el Lost Highway Hotel, de la visita a City Lights Bookstore y del paseo por la cuna de la generación Beat.
Mi cuerpo ha resistido muy bien a kilómetros y kilómetros de senderos por distintos parques como el Yosemite, y debo admitir que hacía mucho tiempo que no me me sentía tan orgulloso.
La lectura en los vuelos de ida y vuelta fueron La feria de las tinieblas de Ray Bradbury (en el original el título es Something wicked this way comes -algo maligno viene hacia aquí-, que curiosamente es también el título de uno de los temas de la banda sonora de Lost Highway del gran Barry Adamson) y La noche del cazador de Davis Grubb.
La música la dejamos sonar en las diferentes radios que íbamos sintonizando, y los protagonistas fueron: Led Zeppelin, Tom Petty, AC/DC, John Mellencamp y Billy Joel.

Para Agustín

La última vez que dejé un comentario aquí estaba en tratamiento de quimioterapia, luchando contra mi linfoma de Hodgkin.
Linfoma de Hodgkin. Tal vez oyera ese nombre en algún lugar antes, no lo recuerdo. Para mí la primera vez fue cuando lo nombró el doctor que llevaría y lleva mi caso -parece ser que ya estoy “curado”-.
Después apareció en un libro de otro de mis escritores favoritos mientras yo seguía en tratamiento, Kurt Vonnegut; una señora a la que conoció sufría ese tipo de cáncer y le quedaban pocos meses de vida. Era en los años 70. A día de hoy el linfoma de Hodgkin tiene muy buen pronóstico.
Agustín, en ese último comentario te decía que cada vez hay más causalidades que me obligan a releer tu obra y a entrar en tu blog.
Si mi vida fuese una novela yo sería Chip y tú Runciter: hay decenas de señales, Ubik está por todas partes. Aunque hace poco que he descubierto la novela de Philip K. Dick, más que descubrirla podría decirse que me la han recordado, ya la siento propia.

Ayer, sin ir más lejos, estaba limpiando y ordenando mi ordenador (ordenar ordenador; debería ser ése su trabajo y no el mío). En fin, que me voy por las ramas, yo estaba en esas cuando descubrí entre fotos de stencils, pdf’s varios y algunas películas, el vídeo de nocilla. Un vídeo que no había visto aún pero que llevaba en mi disco duro desde octubre. Así que le di al play y avancé un poco. Dejé de avanzar y justo cuando dejé de hacerlo oí la palabra Hodgkin. Te seré sincero: sólo vi esa parte. Después de Golpes Bajos, la parte en la que describes la enfermedad y los síntomas y luego pasas al pintor y luego a Morrissey (otro de mis héroes)… Repetí varias veces la escena, y, aunque estoy acostumbrado a las casualidades, me pregunté (con mi voz en off) si esforzándome de veras, podría enviar alguna señal de la misma manera que las voy recibiendo, o, si por el contrario no sería yo quien ya lo estaba haciendo y en realidad lo que los demás dicen o escriben no lo hacen hasta después de descifrar mis mensajes solipsistas.
Ya, una paranoia. Un viaje psicotrópico, aunque nunca tomo nada químico a excepción de…ya sabes cuando… no soporto recordar ciertos olores… ¿Por qué hablas del linfoma de Hodgkin en ese vídeo? ¿Debo visionar todo el vídeo de nocilla para averiguarlo? Lo miraré de todos modos.
Leí a Enrique Vila-Matas por culpa de nocilla y me fascinó (Dietario Voluble está repleto de links que me llevaron a más casualidades y qué te voy a contar de Recuerdos Inventados…). Sufjan Stevens también lo conocí a través de nocilla. Después, Matas y Stevens, han aparecido por todas partes y ellos, como hiciste tú, me llevaron a otros y otra vez un cúmulo de casualidades…
——> Por otra parte a finales de septiembre estaré paseando por reservas de navajos. Me haré una foto en Death Valley, justo en la entrada del hotel que aparece en Lost Highway (mi película favorita) —–> esta es la única parte que tiene algo que ver con tu post.




Ahora mismo tengo en mi mesa de trabajo Carne de Píxel y Joan Fontaine Odisea, además de La exhibición de atrocidades de Ballard.
Los vuelvo a visitar.
En fin, quizá todo esto no viene a cuento de nada, o sí, no lo sé.
Un abrazo.
Gracias.
Jordi Via
PD Además de un comentario aquí, esto será un post en mi blog.

Hablando de casualidades y de Vila-Matas: LOST HIGWAY, DE DAVID LYNCH (Una interpretación metacinematográfica) 

¿Depresión posvacacional? Hay demasiados motivos para estar contento

Ya he vuelto, aunque prometo largarme otra vez. Así que ya tienes aquí el primer motivo por el cual no puedo tener depresión posvacacional. Pero hay muchos más. Uno de ellos es que, gracias a vosotros, en este blog se han conseguido reunir algo más de 90 euros para donarlos a la causa de Yanay. Ya se superaron los 200.000 euros que necesitaban para el tratamiento hace días, pero prometí ingresar todo el dinero generado con la publicidad y así va a ser. Como dice el padre de Yanay en su blog: "Cuando todo el tratamiento acabe será cuando todo el excedente que tengamos se transfiera a la cuenta común de la asociación." Aquí debo evocar una vez más a Kurt Vonnegut; si esto no es maravilloso, ¿qué lo será?

Y ya que hablamos de Vonnegut, aquí llega otro motivo: el próximo 6 de septiembre llega a nuestras librerías una antología de cuentos inéditos del genial escritor. El título "Mire al pajarito" y la editorial Sexto Piso. Espero que no sea éste el último material inédito que llegue a nuestro país de Kurt Vonnegut y ya de paso, puestos a pedir, que se reedite el resto de su obra.
¿Más motivos?:
. He cazado muchos "stencil" y en pocos días los publicaré en el blog.
. Reencuentros.
. Seguir esperando -y conseguir- cada día una sorpresa.

En defensa de los animales

-Nuestra humanidad no se mide por cómo tratamos a los demás: Nuestra humanidad se mide por cómo tratamos a los animales. Los animales son nuestra forma de definir a los humanos. Sin animales no habría humanidad 
(Chuck Palahniuk; Fantasmas)

-...pero los seres humanos sólo son un animal y evolucionarán hasta ser otro animal, y ese animal será más listo y meterá a los seres humanos en un zoo, como nosotros metemos a los chimpancés y a los gorilas en el zoo
(Mark Haddon; El curioso incidente del perro a medianoche)

-"la vida no vale nada, pero nada vale una vida", "estamos en el zoológico, pero los visitantes no somos nosotros" 
(Julio Cortázar; Los premios)

-El modo de valorar el grado de educación de un pueblo y de un hombre es la forma como tratan los animales.
(Thomas Edison)

-La vida no es manera de tratar a un animal
(Kurt Vonnegut) 

Esborrany: primer intent, segona part

¿VAL MÉS BOIG CONEGUT QUE SAVI PER CONÈIXER?

El meu pare sempre va ser aficionat a les càmeres. No, no és veritat. Només les comprava. Comprava càmeres, joguines i d'altres andròmines que després mai no feia servir i que, a més a més, les guardava amb un zel que m'indignava. Sempre va ser un comprador compulsiu.
Tot indica que res ha canviat.

Jo, tot i ser una mica pallús, amb només sis anys ja arribava a la conclusió innocent que el meu pare hauria pogut invertir els malaguanyats diners, alguna que altra vegada, en coses més útils i no només en els seus capricis. Desitjava que se'ls gastés, per posar un exemple, en joguines per a mi i per a la meva germana o, com a mínim, que ens comprés alguna cinta de casset (jo ja n'estava ben tip d'escoltar sempre Formula V al cotxe).
Però noi, s'havien capgirat els papers; jo era l'adult que agafava de la mà a un nen de trenta anys per acompanyar-lo a les botigues de joguines. Ell badava més que no pas jo i només recuperava de nou el seu rol d'adult quan en el moment de pagar deixava en el taulell tot el que havia triat i esperava el seu torn amb la bitlletera en una mà mentre amb l'altra encenia una cigarreta. Quan sortíem de la botiga es transformava de nou en un nen feliç, amb una bossa plena de cotxes i trens a la mà.
Aquestes joguines acabarien invariablement tancades amb cadenat en un armariet blanc amb una creu vermella pintada a la porta i que en altre temps havia fet la funció de farmaciola. Un armari al que mai jo no hi tindria accés. És ben absurd com posava tot aquest afany en amagar les joguines i en canvi em vaig iniciar ben aviat en el món del sexe gràcies a la seva despreocupada manera d'ocultar les seves revistes per adults. També vaig adquirir l'afició a llegir, tot s'ha de dir, perquè sempre duia a sobre alguna novel·la de l'oest de Marcial Lafuente Estefania o Silver Kane. De fet vaig llegir abans històries de vaquers que El Zoo d'en Pitus.
¡Mira que en va arribar a posseir de càmeres! Potser encara les conserva el pobre beneit. Però no les utilitzava. Era feliç quan malbaratava els diners i prou. Un diumenge esborradís de primavera, a principis dels vuitanta, és un dels pocs dies que en comptes d'anar al bar a fer un vermut va decidir sortir a passejar i fer-nos una sessió fotogràfica (suposo que va ser la meva iaia qui va tenir la brillant idea). En aquelles velles imatges tots dos anem vestits amb unes pintes horroroses, però el pitjor és que ens va fer posar enmig d'unes vinyes i aquest detall fa que encara se'ns vegi més patètics; jo amb corbata de pell vermella i descansant una mà en un cep i la meva germana recolzada a la meva espatlla són, per dignitat, els únics punts que m'atreveixo a descriure. Quan les he tornat a veure, en comptes d'un babau hi veig a un freak, però eren els vuitanta i tothom feia més o menys la mateixa fila. Encara que ho sembli no dic tot això amb rancúnia. No n'hi guardo gens. Només exposo els fets. En el fons està tot perdonat. Em fa més bé no tenir cap ressentiment. Però també és veritat que és absolutament necessari explicar tot això perquè s'entengui tot plegat.

Un granito de arena por Yanay

En este blog hay (había) bloques de publicidad. Mi intención era retirar los anuncios una vez llegara al mínimo (los he retirado) que se necesita para cobrar el primer cheque. No me gusta la publicidad y aún no sé qué me empujó a aceptarla. Pero ahora, después de conocer la situación de Yanay, he decidido que donaré todo el dinero que genere a su familia ingresándolo en una de las cuentas que figuran en su blog (tengo acumulados a día de hoy 46.38 €, no es mucho dinero, pero ya es todo para Yanay. 
"Hace un año me diagnosticaron un cáncer infantil (Neuroblastoma abdominal estadío 4) con pronóstico muy desfavorable y esperanza de supervivencia inferior al 30%.
Después de un año de tratamiento en el Hospital de La Vall d’ Hebrón de Barcelona he superado con éxito las tres primeras fases del tratamiento, con ciclos de quimioterapia, transplante de médula y radioterapia. 
Ahora, a través del hospital de Sant Joan de Deu de Barcelona podemos acceder a un tratamiento de inmunoterapia que aumentan mis esperanzas de supervivencia a más del doble del actual.
Actualmente estoy en las condiciones médicas indicadas para poder iniciar el tratamiento y el equipo médico aconseja hacerlo cuanto antes. Este tratamiento sólo se administra en un hospital de EEUU (Memorial Sloan Katerin Cancer Center of New York) y cuesta 200.000€.
Desde el mes de mayo de este año CatSalut no se hace cargo de cubrir el coste del tratamiento y debemos recurrir a la financiación privada para poder tratarme."
EL BLOG DE YANAY 
más información aquí 
Grupo Facebook aquí
Nota a 4 de agosto de 2010: 
¡Se ha conseguido! Yanay podrá recibir el tratamiento gracias al apoyo y a la solidaridad. Desde aquí ofrecí un granito de arena y la respuesta ha sido brutal. Todavía no he recibido el cheque pero en cuanto llegue os informo de la cantidad. Como explican en el blog de yanay todo el dinero que exceda de lo necesario para su tratamiento será donado a diversas asociaciones y fundaciones relacionadas con el tratamiento y ayuda a niños con cáncer.
Gracias a todas y a todos.

Hay calles, hay historias

No deja de sorprenderme cuando al entrar en el vagón del tren de las siete y diez de la mañana y, a pesar de que es la segunda estación del recorrido, los asientos ya estén casi todos ocupados; todavía faltan doce estaciones hasta llegar a mi destino y obviamente aún debe quedar por subir mucha gente. Siempre me ha parecido injusto. Un agravio comparativo. Y más teniendo en cuenta el precio de los billetes. No es normal que yo pueda ir sentado porque he subido en una de las primeras estaciones y que muchos pasajeros deban viajar de pie pagando lo mismo.

Cuando salgo a la calle me encuentro todo lo contrario: a esas horas de la mañana, siete y cuarenta y cinco minutos, la ciudad abre sus ventanas y somos pocos los que andamos por las aceras. Las persianas de algunos comercios están medio subidas (o medio bajadas, según cómo se mire) mientras transportistas tan ojerosos como yo les entregan género. Hay movimiento en los quioscos y en las cafeterías, poco más. Pero lo que más me asombra de entre esa veintena de personas con las que me cruzo hasta llegar a mi destino, es que media docena de ellas ya están hablando con el móvil de esa forma que uno habla con el móvil cuando habla con un ser querido, un amigo o con su pareja, y me pregunto qué pueden contar de buena mañana cuando apenas distan minutos desde que se han levantado.

Hay calles con historia, calles que esconden historias y también historias que se esconden en calles.
A mis 37 años sigo leyendo palabras por primera vez: ordalía, cellisca... y me siento afortunado.
Bill Callahan me susurra "I started telling the story without knowing the end" al oído. No es casualidad, pienso. Yo también empiezo a escribir muchos posts sin conocer el final. A veces no conozco el principio y otras empiezo por el nudo sin saber siquiera qué quiero contar. El disco de Callahan salió el 14 de abril de 2009, el día que cumplí los 36. Siempre pensé que moriría al llegar a esa edad y sin embargo renací. Ya he sostenido el LP en vinilo "Sometimes I Wish We Were an Eagle" dos veces entre mis manos, a la tercera me lo llevo a casa.

A buen entendedor...

Nunca he sentido el momento en que perdía a un amigo, de la misma manera que tampoco he sido jamás consciente del momento en el que ganaba uno.
Hubo una cena. Es cierto. Una cena en la que sí percibí que se derrumbaba todo. Pero ya se intuía tiempo atrás.
También hay cenas en las que uno piensa "de aquí nacerá una buena amistad", pero muchas veces el vino nos hace ver, hablar y oír las cosas de otra manera.
La amistad está sobrevalorada y en demasiadas ocasiones forzada -se pretende mantener a toda costa- y, es entonces, cuando pierde toda su esencia.

Todo debe fluir de forma natural. Todo.

cuando solo flotas
sin mas que pensar ...
fluir sin un fin, mas que
fluir.....  

 
(Río Babel - Gustavo Cerati)


Hoy me siento mareado. Temeroso de desmayarme en cualquier momento. Cansado. Aun así no puedo levantar la vista de la página 124; la leo una y otra vez. No quiero interrumpir la lectura. "El juego favorito" es el complemento perfecto a "El guardián entre el centeno", no es de extrañar pues que se la haya comparado en muchas ocasiones. Aunque la novela de Cohen, a diferencia de la de Salinger, la leo como una obra poética. Es inevitable ver a Leonard Cohen como narrador y protagonista en el papel de Lawrence Breavman. Inevitable, también, imaginar la profunda voz de Leonard Cohen cuando Breavman habla.
En la página 124 se despiden dos amigos. En mi caso nunca hubo despedida. Creo que ésa es la razón por la que me he detenido más de la cuenta en la lectura. Por eso y por la belleza con la que se describe:





Los edificios eran tan familiares, la calle tan conocida. Hasta Gautama lloró cuando perdió un amigo. Mañana, nada sería igual. Apenas podía comprender eso. Habría sido como soltar una excavadora en el corazón de la ciudad. No eran la clase de gente que se escribe cartas.

(El juego favorito - Leonard Cohen (1963))

El solipsismo está de moda

.Los personajes de mi proyección solipsista tienen demasiado elevado el nivel de susceptibilidad. Lo suelto y me quedo tan ancho. Pues sí. Todos forman parte de mi narración. Nosotros no fuimos pioneros en nada. Ni nosotros ni los que nos inspiraron.

.Facebook:
-llevo unos días que cuando abro la boca o escribo algo me saltan a la yugular...
-ayyyy, eso es pq tienes la yugular apectecible,jajajajaja



.He terminado de leer Mundo Maravilloso y como siempre, cuando leo algo de Javier Calvo, me quedo como cuando salgo del cine después de ver una película que me sorprende: me parece ver aún a los personajes continuando sus vidas, me imagino la secuela -que no la necesita- pero la imagino.

.El 23 de julio se estrena, por fin, Mr. Nobody. No se la pierdan si disfrutaron con Synecdoche, Adaptation, Cómo ser John Malkovich o ¡Olvídate de mí!



.Leyendo a Leonard Cohen:
Los niños muestran sus cicatrices como medallas. Los amantes las usan como secretos a revelar. Una cicatriz es lo que ocurre cuando el mundo se hace carne. Exhibir una herida, las orgullosas cicatrices de un combate, es fácil. Mostrar un grano es difícil.
de "El juego favorito"

.Conversa al Facebook:
Marta: Avui començo "Fi" de David Montegudo, el meu llibreter, que em coneix com si m'hagués parit, també m'ha dit que m'enganxarà molt, que bé! Però saps que m'ha dit també? Que no m'agradarà el final... estaré tot el llibre amb l'espectativa!
Lluis: NO PROBLEM, arrenca les ùltimes pàgines hi ja està
Marta: Això! Sóc molt valenta, mai em miro el final d'un llibre, perdria tot l'encant
Jordi: Ja saps la meva opinió ;) Però quan l'acabis en parlem. Gaudeix del trajecte i no del Fi

.La chica que entró con Matadero Cinco bajo el brazo ha venido hoy con una lista de novelas de Vonnegut para que le recomendara alguna, un verdadero placer ;)

.Harvey Pekar, autor de la serie de libros “American Splendor”, falleció a la edad de 70 años el pasado 12 de julio. En los 90 superó un linfoma y de la experiencia escribió junto a su mujer el libro Our Cancer Year (Nuestro Año del Cáncer) que sirvió de base para la película “American Splendor”.

Interesante...

- En The Playlist nos cuentan que David Lynch pide ayuda a sus fans para emprender un nuevo proyecto. Pide 50$ y a cambio envía un autorretrato abstracto o una camiseta con dicho autorretrato estampado.
Yo pagaría esos 50$ a cambio de un garabato original dibujado por Lynch, pero por una camiseta o un poster...

Potser

A qui vull enganyar. Porto uns dies que estic neguitós. Els nervis estan justificats, però llavors em pregunto si no hauré perdut l'empenta de la que tant en presumia darrerament. Em pregunto si tot plegat no era un fals optimisme per amagar pors i records i diàlegs posposats.

"Hem de ser positius i no preocupar-nos fins que no tenim el problema al davant."
"No hem d'esperar res, així tot el que arribi serà l'hòstia."
"Posa't en el pitjor dels casos, no creus que tens suficient força i experiència per sortir-te'n?"
He après de memòria aquestes frases, aquests consells. Els dono als que m'estimo si crec que els necessiten. Però, com passa sovint, el que aconsellem als altres no ho duem a terme a la nostra vida. O, ho duem a terme però no som constants.
També repeteixo la mateixa narració a qui vaig trobant pel carrer o en un concert quan em pregunten com em va la vida. Explico les mateixes coses però cada vegada de forma més abreviada. El principi l'explico al final, el nus al principi, i el final al nus. Tota l'experiència resumida en cinc minuts en mode aleatori. Tinc la necessitat de parlar-ne, però no vull cansar a ningú ni transmetre res negatiu.
Potser només és que avui no tinc el dia. Potser necessito escopir tot això. Potser necessito parlar més del que em pensava. Potser escolto massa i parlo poc. Potser aconsello massa. Potser em fico on no em demanen. Potser em preocupo més del compte per coses que s'han d'acceptar tal com són. Potser compraré un pop. Potser...

Fin de David Monteagudo

He leído en muchos foros, en comentarios de blogs y en más de una crítica que el final de "Fin", la primera novela de David Monteagudo, es decepcionante. Todos coinciden en que la lectura les atrapó, que no podían dejar de leer pero que el desenlace no está a la altura del resto de la novela. He leído a gente que se atreve incluso a llamar al autor tramposo. Hay que recordar que se trata de un autor novel. Un señor que escribe en sus horas libres, las pocas de las que debe disponer después de trabajar ocho horas en una fábrica de cartonaje en Vilafranca del Penedès, y aun así, ha escrito una historia fantástica y adictiva como si de un novelista experimentado se tratase.

Para mí "Fin" es un muy buen libro y discrepo de la opinión generalizada sobre el final del relato. Me ocurre un poco lo mismo que con la serie LOST. Creo que el final es redondo, rotundo y no necesita más explicación que la que le quieran dar los personajes durante su aventura. Mientras uno lo lee se hace las mismas preguntas que el grupo de amigos que protagonizan esta narración y se sorprende al igual que ellos mientras van ocurriendo cosas extraordinarias a su alrededor.
Diría muchas más cosas sobre lo que sentí en los tres días que devoré este libro; conclusiones a las que llegué o cómo me imaginé viviendo con los personajes su apocalíptico viaje. Pero entonces lanzaría demasiados spoilers y fastidiaría la sorpresa a los que aún no la han leído. Sí, es un libro con sorpresas.
Entre otras novelas me recordó a Mecanoscrit del segon origen de Manuel de Pedrolo, El país de las últimas cosas de Paul Auster o La Carretera de Cormac McCarthy.
Por cierto, el final de una novela, la última página, no suele ser la parte donde uno encuentra el desenlace.
Me gustan los finales abiertos, las historias que abren nuevas historias, narraciones que se van por las ramas creando nuevos argumentos y te hacen pensar, deducir, formar parte del trabajo creativo del escritor obligándote a imaginar qué nuevos rumbos tomarán sus personajes. Usar la cabeza y que no te lo den todo hecho. Eso es FIN.

Cinc reflexions

. M'agradaria començar tots els posts d'una manera més positiva. Un parell d'entrades enrere he començat amb un "no" en dues d'elles. No vull utilitzar el "no" però l'utilitzo. M'agradaria fer com els japonesos. Crec que el "no" el fan servir en comptades ocasions.

. Quatre anys esperant aquest final. Un final que ja coneixíem. És com anar a veure una pel·lícula de terror i esperar un final feliç o romàntic. Ara que ja sabem què som per a la resta d'Espanya, ens cal saber què som o volem ser per a nosaltres.



. Per llegir o per estar davant de l'ordinador o per veure una pel·lícula he de portar ulleres. El que més em preocupava era com havia de netejar-les. Mai acabaven de quedar netes. Fins que em van recomanar posar-les sota l'aixeta i fregar amb una gota de sabó.

. Ahir volia anar al centre per a veure a Estúpida Erikah. Però després de sopar em vaig quedar com mort al sofà. No ho entenc. Portava dies esperant el concert i em moria de ganes de veure'ls. Encara no sé com va anar; en Huete punxava, mentre el grup tocava, a sobre d'una de les cançons. Espero que algú ho hagi enregistrat.

. Tinc mal de cap. No sé si són nervis o què. Però em sento bé, estic animat i segueixo pensant que visc un moment dolç. Això mateix li vaig dir ahir a la directora de la caixa esperant que em tornés la comissió de manteniment del meu compte. Hem de queixar-nos d'una forma positiva. Funciona.

Retweets

OscarAndreu
El cartell més inquietant que pot penjar un podòleg a la consulta: "No admitimos talones"

RT @Buenafuente: Villa es del Barça, no?. Ah vale, vale....

Quimkong
Això ja pertany a El club del chiste? RT @3cat_ultimahora: Fraga: "Aquest Estatut no val. Visca Espanya!" http://bit.ly/chDJDu

Cuando EMI entra por la puerta, la confianza salta por la ventana

Me imagino a los grandes mandamases de las multinacionales en una de sus reuniones. En ella hablan sobre las causas de su actual y fatal situación:
"-No aprendemos ¡eh! y así nos va. La empresa se va a pique pero aun y así les seguimos tomando el pelo. Llevamos así desde que se nos ocurrió la brillante idea de invertir en tecnología punta con el fin de evitar la grabación de los CD's. El problema (un problemilla de nada) fue cuando el cliente "legal" quería escucharlo en su ordenador o en algunos reproductores incompatibles y les resultaba imposible. El CD simplemente no funcionaba o en el mejor de los casos saltaba o hacía ruiditos que parecían llegar de otras civilizaciones (siempre más avanzadas, claro). Bajaron las ventas, pero no fue por nuestra culpa, no. La culpa siempre es de la gente, de Internet, del uso de Internet y de la facilidad con la que se puede grabar. La facilidad de estafarnos a nosotros que tanto amamos la música y a los músicos. ¿Los precios? ¿El IVA? No, no creo que sea ese el problema."

He satirizado un poco, lo sé. Pero es que al final uno piensa que en ciertas empresas los que mandan sólo se dedican a manejar números y olvidan que viven de los mismos a los que ellos maltratan. Sólo puedo pensar en dos opciones: o son unos aprovechados o están en la inopia. Y casi que me decanto por la primera...
No creo que se paren a reflexionar lo que nos supone, con nuestros sueldos, comprar toda la música que nos gustaría.
Piensan que nosotros (el cliente final, el que se gasta el dinero en discos) es imbécil. Deben creer que cuando se deja de comprar discos es para robar. Esa es la idea que tienen de compartir. Perdonen, pero me gasto mucho dinero en libros y discos y creo que merezco más respeto. De vez en cuando comparto música, sí. Desde los doce años compro y comparto. ¡Al paredón!

¿Qué te parece? Y eso que aún ni he mencionado a los cerebros que mandan en la SGAE.
Todo esto viene a cuento por una de mis últimas adquisiciones. Acabo de recibirlo. Lo he comprado en unos grandes almacenes (esos que tienen escaleras mecánicas) por 29.95 €. ¡Ofertón! Se trata de un box set con la discografía completa de El Último de la Fila en edición de vinilo y con una tirada de sólo 2000 ejemplares que salió a la venta el 1 de diciembre del 2009 (el mío es el número 01694):

 

-Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor salta por la ventana
-Enemigos de lo ajeno
-Nuevas mezclas
-Como la cabeza al sombrero
-Nuevo pequeño catálogo de seres y estares
-Astronomía razonable
-La rebelión de los hombres rana




Me ha salido muy bien de precio, todavía se vende en otras tiendas por mucho más de 100 €. Pero como siempre, hay peros... Por suerte yo he gastado poco dinerito, pero cuando pienso en los que se han llegado a gastar 150 euros o más, me entra una mala leche que no la puedo controlar...

Primera decepción: las portadas han sido escaneadas y se ven los títulos borrosos, sobre todo en las contraportadas. Y no, no se trata de mi astigmatismo.
Segunda decepción: los lp's no son de 180 gramos, como los anuncian, ni de coña. Todavía los sé diferenciar.

Luego está la desidia con la que se hacen este tipo de cosas: ¿sólo los LP's? Podrían haber añadido algún extra como hicieron con la edición en CD. Algo que hiciese de esta caja para coleccionistas más atractiva: un dvd, un libro o un disco que incluyera versiones maxi o rarezas (que las hay y muchas)...

Por suerte, tengo los lp's originales que he ido conservando y comprando de segunda mano. La diferencia es notable y sale perdiendo la nueva edición, a excepción de los discos que tengo más masacrados que obviamente suenan más apagados.
Así que si he de poner nota a EMI, la discográfica que ha cometido esta falta de respeto hacía un grupo tan importante y a sus seguidores, le pondría un 0 patatero. Considero que esta reedición es una chapuza que no comete ni la editorial más humilde. He comprado vinilos recientemente de 180 gramos como el de Amaro Ferreiro y la diferencia es abismal.

En mi opinión si a las discográficas les va mal es porque se lo han buscado y por tanto se lo merecen y si siguen a flote es gracias a nosotros, porque, aunque estamos cansados, siempre caemos en alguna tentación. Han tenido tiempo de sobra para recapacitar, para reconducir su negocio y satisfacer a los clientes. En lugar de eso, discográficas como EMI, siguen dando gato por liebre.
De momento lo único positivo de este box set de El Último es que los vinilos son nuevos y que me ha salido barato.

De Truman Capote

No lo he podido evitar. Me he detenido en este pasaje como si se tratara de un poema. Cómodo, como si ya lo hubiese leído antes y sólo estuviera recordando. Creo que durante el trayecto a Barcelona lo he releído, desde Sant Cugat hasta Valldoreix, unas cinco veces.
Hay momentos que uno quiere y debe compartir, y ésta es otra forma de mostrar amor.



-Permíteme que empiece diciéndote que yo estaba enamorado. Una confesión corriente, es verdad, pero no un hecho ordinario, porque muy pocos aprendemos que amor es ternura y que ternura no es, como muchos sospechan, piedad. Y somos poquísimos los que sabemos que la felicidad en el amor no es la concentración absoluta de todas las emociones en otro. Siempre hay que amar muchas cosas de las que el amado no es más que un símbolo. Los verdaderos amados del mundo son, a ojos de sus amantes, lilas en flor, fanales de barcos, campanas de escuela, un paisaje, conversaciones recordadas, amigos, el domingo de un niño, voces perdidas, el traje favorito, el otoño y las demás estaciones, la memoria, sí, porque es la tierra y el agua de la existencia, la memoria. La lista es nostálgica, pero ¿dónde podría encontrarse un tema más nostálgico?

Otras voces, otros ámbitos (1948) página 144

Primer aniversari

No recordo dates importants.
En general totes les dates les oblido: aniversaris, sants, qualsevol dia assenyalat. També he oblidat alguns llocs on he estat i de vegades recordo les cares però no els noms de la gent que saludo o m'hi passo una estona xerrant pel carrer, però aquesta és una altra història.
Oblits. Espais de la teva vida que si no els recorda ningú s'han perdut per sempre.
Per això moltes vegades m'identifico amb certa facilitat amb personatges ficticis que tenen com a nexe comú problemes mentals, com el paio de Memento en Leonard Shelby (ho he consultat a Internet) o en Fred Madison (aquest no l'oblido mai, surt a la meva pel·lícula preferida) o en Tyler Durden entre d'altres...
Crec que amb el temps també oblidaré els detalls de tres dies de juny del 2009 que tan importants han estat a la meva vida. En aquest cas potser només hauré de consultar la meva agenda i resoldré el dubte. O potser tornaré a llegir aquest escrit i tot tornarà a la meva ment fil per randa... De totes maneres hi ha coses que les vull recordar a la meva manera i no necessàriament com han passat (aquesta frase és d'en Fred Madison i me la sé de memòria).
La qüestió és que ara mateix recordo el transcurs d'aquests tres dies i que els vull celebrar. Per començar m'he regalat un parell de llibres i una col·lecció de vinils de 180 grams. Tot a un preu que fa riure i estalviant-me, a més a més, les despeses d'enviament. Estic llegint i escoltant música més que mai; com si demà s'hagués d'acabar el món. Però sense pànic, sense pressa. Gaudint.
No celebro el que ha passat. Celebro com ha passat. Com vaig assimilar en un minut el que les substàncies químiques trigarien gairebé un any a curar (mig any destrossant, mig any recuperant).
Celebro haver conegut de veritat als que m'estimen i m'estimo i, també celebro, saber amb qui no podré comptar.
El 17, 18 i 19 de juny del 2009 són importants, però també el 20. El dissabte 20 de juny vaig anar a examinar-me de nivell D de català a Vinaròs (el vaig suspendre però en vaig sortir molt satisfet. No vaig presentar-me al segon examen perquè va ser al novembre i en aquell moment ja no estava en condicions físiques per viatjar).
Total, que ja ha passat un any.
En un sospir.
I en aquest temps he après tant i tot tan bo que no vull deixar que s'escapi res. L'embranzida que he pres des del 19 de juny va perdent velocitat, inevitable, sempre hi ha obstacles pel camí, però ja res és com abans de la sortida: tot canvia de perspectiva, tot es relativitza...
Potser oblidaré en detall aquests dies però no l'esperit: rebo una sorpresa cada dia. El quid està en no esperar res.
Des d'aquí vull donar les gràcies a La Fundació Lliga Catalana d'Ajuda Oncològica Oncolliga, fan una tasca realment important.

Llega mi estación después de bailar en sueños con Cracker

Qué se puede escribir sobre la lluvia que no se haya escrito ya. Se ha hablado mucho sobre el fenómeno, y no siempre mal, en infinidad de canciones, poemas, cuentos, películas y en los diarios; sobre todo en el parte meteorológico bajo el recurrente título de El Tiempo.

Cuando viajo en tren en un día de lluvia mi mente viaja a Japón.
Mi cuerpo por un lado, mi cabeza por otro.
Mis sueños japoneses se parecen mucho más a los momentos de "La Caza del Carnero Salvaje" de Murakami que a los de "Mapa de los Sonidos de Tokio" de Coixet, pero no por las razones obvias sino porque el primer guión es más sobrenatural y cercano a la naturaleza y el segundo menos natural y más lejano a la naturaleza.



Para que mis abstracciones sean tan reales también aparecen tiendas de discos y sonidos estridentes procedentes de los establecimientos de Shibuya, y flipo con las máquinas expendedoras donde uno puede comprar ese delicioso y refrescante té verde que ya podrían hacernos llegar por aquí como nos hacen llegar la Coca-cola. Pero lo que más me gusta de mis sueños japoneses es que paseo durante horas y no me canso nunca porque es un sueño y porque es Japón y porque bajo una fina lluvia entre jardines y templos oyendo el ruido que hacen las piedras del camino al pisarlas, inspiro profundamente y siento algo que jamás he sentido en otro lugar.

Esa sensación vuelve a mí en los días de lluvia cuando observo desde la ventanilla del tren casas de madera semi escondidas entre el follaje de árboles y arbustos y plantas de todo tipo difuminadas por el efecto de la cortina de agua que va cayendo lentamente sin cesar y por culpa también de mi reciente astigmatismo. Cada vez que se abren las puertas del vagón y llega a mí el olor a humedad del bosque y en mi mp3 suena Bill Callahan... ¡Bill Callahan! ejem... no no no, me encanta esta canción de verdad, "Too many birds"... pero ahora no toca... en fin, uno pierde el hilo con cierta facilidad y... ¿qué? Ahora, ahora... ¡Cracker! ¡Brutal! que discazo el de David Lowery y compañia: "Sunrise in the Land of Milk and Honey"... Si empezase a sonar ahora mismo aquí, en este tren lleno de caras largas y mala folla (sólo sonrío yo y sólo cuando leo a Woody Allen), el "Turn on Tune In Drop Out With Me" empezaría a saltar y a cantar como en los (no tan viejos) tiempos en el Comanou cuando, casi todos los fines de semana, pinchaba una canción que me volvía loco y salía a bailar a la pista en mitad de clientes y amigos y nunca disfruté tanto bailando como entonces y...  PROPERA ESTACIÓ PROVENÇA ...llega mi estación... se acaba mi abstracción... empieza la canción... aún quedan seis minutos a recorrer a pie antes de que aparezca ante mí la Casa Milà y abandone por unas horas los sueños...

¿sSSueños?

Cada madre hacía el bocadillo con su toque personal

Los chistes en bici mientras pedaleas por un camino empinado de montaña son tan peligrosos como cuando te los cuentan mientras flotas en mitad de una piscina o del mar. Inevitablemente pierdes fuerza y corres el riesgo de quedarte clavado en el primero de los casos, con lo cual resulta imposible avanzar y debes seguir a pie hasta llegar a un tramo más llano. En el segundo caso corres el riesgo de ahogarte de la risa y eso es mucho peor. Si te ahogas te mueres.

Se fue Dennis Hopper...



Dennis nos dijo adiós. Le vimos una sonrisa, la misma que se les dibuja a los que lo comprenden todo.

La fotografía que desde este post pretende ser un pequeño homenaje fue tomada por el actor, director y fotógrafo en 1961 y lleva por título Biker Couple.
"I was doing something that I thought could have some impact someday. In many ways, it's really these photographs that kept me going creatively." —Dennis Hopper
La imagen se hizo famosa cuando se utilizó como portada de dos recopilatorios de The Smiths en 1992.


Video de Fahrenheit 451 de Iván Ferreiro


El nuevo disco de Iván Ferreiro se titula Picnic Extraterrestre y llevo un buen rato con la melodía de Fahrenheit 451 en la cabeza. Curiosamente ayer terminé de leer la novela de Ray Bradbury y colgué un par de frases en un post.
Me daba un poco de miedo entrar a fondo en la letra de esta canción porque prefiero no contagiarme de negatividad.

No quiero guardar rencor a nadie. Simplemente quiero que me dejen en paz los que no quieren estar a mi lado y quiero alejarme de los que se pasan el día quejándose por todo.
Y de eso va precisamente, o así lo siento yo, este single del nuevo trabajo de Iván Ferreiro: cerdos ignorantes sois unos hijos de puta lo siento no puedo evitarlo de verdad que no puedo evitarlo si a alguno que escuche esto le sentó mal o le quemaba que sepa que yo no opino que solo cuento lo que pasaba y si no puede aguantarlo que piense un poco que esto se aclara que si no te gustó esta letra tenemos guerra declarada...

Así que por mi parte se cierra un ciclo y en la banda sonora aparecerá, entre otras, esta canción y me siento inmensamente feliz y espero tener la misma mirada y la misma sonrisa que nos brinda Ferreiro al final de este espectacular video.

Comentarios recientes

ir arriba