Corazón contento

Pronto llegaré a los 38 años -es a lo único a lo que llego pronto: cumplir años- y aún me quedan muchos libros por leer, muchas películas por ver, sitios por visitar y errores que cometer. Siempre llego tarde a todo. Mejor dicho, solía llegar tarde a todo. Con los años he corregido ese defecto y, seguramente, como todo hijo de vecino, he ganado otros.
Así que procuro no dejar pasar la ocasión. He aprendido la lección e intento aprovechar las oportunidades que me brinda la vida.
Hoy he asistido a mi primer taller de musicoterapia. Confieso que ha superado todas mis expectativas. Nunca me imaginé rodeado de gente desconocida cantando con todos ellos a viva voz, y menos aún que la canción sería de Marisol y que además me lo pasaría bien mientras lo hacía, y todo eso sin haber ingerido alcohol ni estar en un karaoke.
Éramos 7 más la musicoterapeuta. El 7 otra vez. 2 hombres y el resto mujeres.
Antes de cantar en público he narrado sin ningún tipo de vergüenza qué me sugerían los sonidos que hacían unos objetos que la musicoterapeuta movía en su mano mientras manteníamos los ojos cerrados. Alguien ha dicho que parecían piedras de un riachuelo y evocaba un paseo mientras las iba pisando. Otra persona ha sentido que eran unos niños jugando a canicas. Uno pensaba en el otoño y que estaba en el Montseny. Yo me he sentido como Tom Sawyer en su cabaña de madera, arriba en un árbol, cerca de un río o del mar, pero a diferencia de él yo sostendría un libro entre las manos, y mientras estuviese leyendo llegaría a mí el tintineo que arranca la brisa a un móvil de viento hecho de cañas de bambú. Eso es lo que he percibido y eso es lo que he contado.

Los objetos que nos han hecho sentir todo eso sólo eran bellotas. Una bellota ha conseguido que cantara Corazón contento.

2 comentarios :

  1. que xulo, no? com es nota que ets un home llegit, això de pensar en Tom Sawyer!!! molta lectura!

    he anat llegint el post cantant la Marisol, m'alegro no haver-me equivocat de cançó. I si, la música ho mou tot!

    ResponderEliminar
  2. ai Rits... un home llegit diu... llegir llegeixo molt... però la meva memòria amb prou feines recorda les sensacions que m'han deixat els llibres i poca cosa més...
    Però a banda d'això, sí, gaudeixo més que mai de la literatura i de la música i de passejar i... ja començo a ser repetitiu jijiji
    Petons!

    PD Quien lo probó lo sabe...

    ResponderEliminar

Comentarios recientes

ir arriba