La Broma, de Milan Kundera

No me siento capaz de escribir un resumen de "La broma" de Milan Kundera. Me ocurre, como casi siempre que escribo una reseña en el blog, que me resulta  más sencillo hablar de sensaciones. De mis sensaciones.
Así pues, debo decir de entrada que esta ha sido una de las mejores novelas que he leído este año.

En "La broma" hay un personaje principal y lo que acontece durante quince años en la vida del mismo, pero ésta es una novela coral. Incluso me atrevo a decir que es una novela sobre los sentimientos de una nación, sobre un momento histórico real que muy bien podría pasar por una obra distópica en toda regla. De hecho algunos lectores han comentado que sentían algo parecido a cuando leyeron 1984 de George Orwell, y sí, debo darles la razón, pero además añadiría que no andamos tan lejos de vivir situaciones en nuestro propio país y en la actualidad como las que narra Kundera en "La broma".

A mí no me parece que sobre ni una sola página, ni un solo personaje está de más, y si hay una parte que se me hace algo tediosa es sólo por mi culpa, por mi falta de conocimiento sobre el tema que narra alguno de los personajes, pero lejos de criticar a Kundera lo primero que debo hacer es informarme, indagar sobre lo que desconozco. Esa podría ser una de las lecciones que uno aprende leyendo esta novela: antes de echar la culpa a los demás sobre algo que te ocurre, intenta averiguar qué es lo que tú haces mal.
Es eso precisamente lo que más me ha gustado de "La broma": las lecciones que aprenden o deberían  aprender los personajes, las lecciones que deberíamos aprender todos; y es que a las diferentes voces que hablan en esta novela las comprendes y las culpas a todas por igual, y ninguna de ellas puede dar por si sola, sin apoyarse en otra voz, una lección a las demás. Todos cometemos errores, toda acción tiene consecuencias y la mayoría de las veces las desconocemos, ignoramos el daño que hemos podido causar.

Ha sido un auténtico placer leer esta novela, la primera que escribió Milan Kundera y que ahora Tusquets recupera para su catálogo en esta traducción revisada del checo de Fernando De Valenzuela. Aprovecho la ocasión para comentar que no he encontrado ni una sola errata, así que, además de la bella prosa de Kundera, que permite leer como si estuvieras paseando sin pausas y absolutamente embelesado, hace aún más fácil la lectura el hecho de no tropezar con las indeseables faltas de ortografía o errores de imprenta que, sobre todo últimamente, nos encontramos en demasiados libros.

Otras y mejores reseñas de compañeros de esta lectura conjunta de "La broma" : Galletas chinas, 10.15 Saturday night, Libros, cd's, cine..., Leer sin prisa, El blog de Lahierbaroja

Desde aquí también quiero dar las gracias a Karo y a Sergio. Ya saben por qué.

17 comentarios :

  1. Creo que el sentimiento general ha sido compartido. Es uno de los libros que más me han gustado en lo que va de año pero confieso que disfruté menos de la última parte y también culpo a mi falta de conocimiento por ello. Del final extraje una conclusión muy subjetiva y personal. Difícil escoger solo una frase de tu reseña pero lo he intentado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por escoger esa frase ;)
      El final... el final no está necesariamente en las últimas páginas. No hay final aparente en "la broma", la vida sigue, los errores siguen aunque hayan aprendido una lección. El ser humano tropieza y tropieza y volverá a tropezar por mucho que crea que no volverá a fallar. Disfruté mucho con "La broma" y voy a leer los que me faltan de Kundera. Me parece un tipo muy sensato. Un abrazo Jose, muchas gracias por el comentario.

      Eliminar
    2. No hay final,al final de los finales y por no destriparla no hay punto final, solo fue una sensación que anoté en Goodreads. Yo he leído un par más de Kundera pero para el resto me apunto :)

      Eliminar
  2. Creo que en cierto modo, la mayoría de nosotros hemos entendido bien eso que tú explicitas en tu reseña. No estamos ante una novela en la que ocurran cosas, que sí que ocurren, sino en una novela de turismo interior. Donde lo que sucede dentro de los personajes cobra una dimensión mayor que lo que tiene lugar fuera de ellos.

    No se puede hablar más que de sensaciones. Y en ese aspecto Kundera es un hacha. No sólo por cortar lo superfluo, sino por ser capaz de introducirte y hacerte partícipe del folclore moravo haciéndote sentir que estamos ante algo importante en el sentido humano del término. Universaliza los microcosmos.

    Como siempre, gracias por tus palabras Jordi. Un placer compartir lecturas contigo.


    Little bye!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo habría explicado mejor. Gracias a ti Sergio. Con vuestros comentarios la reseña empieza a tomar forma.

      Eliminar
  3. Una novela completa y compleja a pesar de la aparente sencillez de la prosa que creo nos enganchó a todos desde el principio (aunque yo también soy de las que se han atascado un poco con la última parte, quizá por esa multiplicidad de voces y también, es cierto, por falta de un conocimiento profundo del país y del momento histórico). Me quedo con esa falta de autocrítica del protagonista que le lleva a cometer uno y mil errores y aún así continúa sin querer afrontar la propia responsabilidad. Un placer haber compartido lectura, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me he atascado en la parte de las partituras, por el resto de la novela he paseado.
      Para mí también ha sido un placer Carol. Un abrazo y gracias por dejar tu comentario.

      Eliminar
  4. Considero que lo importante de un libro que se lee es precisamente lo que nos deja, como bien dices Jordi, son las sensaciones de lo que pasa con los personajes, de sus pensamientos y sus sentimientos, y Kundera en eso es un maestro. No creo que haya que conocer mas para darse cuenta lo que "La Broma" nos dice. En mi particular opinión es eso, que debe ser una broma el que tengas que sentir y pensar como la colectividad, sobre todo en esos tiempos de la Europa oriental de los 60s con el intento de adopción de "nuevas" ideologías y el enfrentamiento de los personajes con ellas. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy absolutamente de acuerdo contigo Moises. Cuando hablo de aprender más lo hago como una auto-crítica, es decir, no podemos menospreciar una parte de una novela porque no la entendemos. Hoy en día con Internet a mano se me hace mucho más sencillo indagar y aprender mientras leo. Algo que no podía hacer diez años atrás.
      Un abrazo y gracias por dejar tu comentario

      Eliminar
  5. Yo llegué tarde a la lectura, he ido recopilando vuestras impresiones, no se si para jugar con ventaja o desventaja por preconcebir la obra. Lo cierto es que tengo ganas de leerlo y poder compartir ideas.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, ya me apetece leer tus impresiones en tu blog, tus ideas. Por cierto, me parece sensacional el blog Entre montones de libros
      Un beso

      Eliminar
  6. No lo conocía, pero tu reseña ha hecho que me entren ganas de leerlo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra saberlo. Gracias por la visita. Besos

      Eliminar
  7. Le tengo muchas ganas a este libro y las impresiones que estoy leyendo son todas buenas, lo quiero!!

    Besos y gracias por la reseña :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por dejar el comentario.
      No te arrepentirás.

      Besos!

      Eliminar
  8. Gracias por tu reseña; hace poco releí La Insoportable Levedad del Ser y me estaba preguntando por dónde continuar a este autor.

    Te sigo. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar taty. Nos seguimos ;)

      Eliminar

Comentarios recientes

ir arriba