La Caza del Carnero Salvaje, de Haruki Murakami (segunda lectura)

En breve leeré y reseñaré Baila, baila, baila. Se trata de una novela escrita en 1988 por Haruki Murakami y que por fin ha llegado a nuestras librerías gracias a Tusquets. Es la secuela de La Caza del Carnero Salvaje (1982) que publicó Anagrama en 1992.
Ese ha sido el principal motivo por el que he vuelto a leer La Caza del Carnero Salvaje, para refrescar la memoria; aunque a decir verdad mi memoria, en lo que respecta a esta novela, estaba absolutamente formateada a excepción de una escena y una frase. También volví a ella porque se propuso su lectura conjunta con el grupo de Facebook Café Literario y en Twitter con el hastag #wildcarnero.
La escena que recordaba de mi primer contacto con esta novela es en la que hace su aparición el personaje del Hombre Carnero; algo así como el Mistery Man de Lost Highway (y pido disculpas por volver a mencionar mi película favorita, pero es que aunque intente evitarlo Lynch aparece cuando menos lo espero, y en verdad esta novela precisamente contiene muchos escenarios y pasajes que podrían aparecer sin desentonar para nada en una película de David Lynch).

Y he aquí la frase que permaneció intacta en mi memoria:

Cierto escritor ruso escribió que aunque el carácter puede cambiar, la mediocridad no tiene remedio. Los rusos, de vez en cuando, se descuelgan con frases redondas.

La primera vez que leí esta novela recuerdo que me fascinó (a pesar de que con el tiempo, como digo, no he retenido nada, o casi nada). En mi mente, eso sí, guardaba sensaciones placenteras, muy placenteras del que fue uno de mis primeros encuentros con el escritor japonés. Es curioso que recuerde incluso olores a tierra húmeda de aquellos días lluviosos mientras leía La Caza del Carnero Salvaje y en cambio hubiese olvidado la trama.

No puedo decir lo mismo en este segundo encuentro, hasta he sentido un poco de vergüenza ajena en algunos pasajes donde se menciona los pedos del gato "boquerón", los cuescos que suelta un espectador en un cine o en reflexiones tan poco afortunadas y rimbombantes como esta:

Decidí dar un salto de casi treinta años, de 1938 a 1965, y pasar al capítulo titulado «La ciudad actual». El adjetivo «actual» del libro se refería a 1970, así que de actualidad tenía ya poco. Lo verdaderamente actual era octubre de 1978. No obstante, al escribir la historia de lo que sea, parece que es indispensable rematarla con un capítulo dedicado a la «actualidad». Y aunque lo actual pierda muy pronto su actualidad, nadie podrá negar el hecho de que la actualidad siempre será actual. Si la actualidad dejara de ser actual, la historia dejaría de ser historia.

Y por lo que respecta a pedos y cuescos:

El gato, asustado, mordió al chófer en el dedo pulgar y acto seguido se tiró un pedo.

Este fragmento es el del cine al que me refería antes:

En uno de los asientos delanteros roncaba patéticamente un hombre de mediana edad; sus ronquidos recordaban el sonido de una bocina rasgando la niebla. En el rincón de la derecha había una parejita dándose un lote monumental. En las últimas filas, alguien se tiró un sonoro cuesco. Tan sonoro que detuvo por un instante los ronquidos del hombre de mediana edad. Un par de chicas, con aspecto de estudiantes de bachillerato, que iban juntas, se desternillaron de risa.
Por asociación de ideas, me acordé de Boquerón. Y al acordarme de él caí en la cuenta de que había dejado Tokio para ir a Sapporo, donde me encontraba. Dicho de otro modo, hasta que oí aquel cuesco tan sonoro, no tomé conciencia de lo lejos que estaba de Tokio.
¡Qué raro, ¿verdad?!

Pues sí, es muy raro... aunque yo también cuando oigo un cuesco tomo conciencia de lo lejos que estoy de Tokio...
La puntué en Goodreads con cinco estrellas ocho o nueve años después de mi primera lectura por el buen recuerdo (sensorial) que me había dejado. Ahora, mientras la leía por segunda vez, he tenido que hacer un esfuerzo terrible por no meterme un dedo acusador en un ojo o en mitad del cerebro para averiguar qué le pasaba a mi antiguo yo, el que tenía treinta años. Porque en esta ocasión estuve tentado de dejarla a medias, de valorarla con dos estrellas, tres si quería ser generoso. Y entonces uno se pregunta ¿cómo al final has optado por cuatro estrellas? (puntuación de cuatro a una novela japonesa, menuda ironía por otra parte). Pues porque es Murakami, y Murakami me ha dado momentos impagables. Porque mi yo de hace ocho o nueve años no podía estar tan equivocado, y porque siempre quiero llegar al final, y, es entonces, cuando debo reflexionar, valorar y opinar. En realidad sólo los fragmentos de la novela que he colgado en esta reseña son las partes que para mi gusto sobran en una historia creada por un escritor novel (muy pronto Nobel) sobre un personaje treintañero (quizá por eso me gustó tanto la primera vez) que se busca a sí mismo. Un ambiente onírico de principio a fin donde personajes sin nombre, como mucho con apodos, desfilan y se confiesan mientras van cayendo pistas. En definitiva, estamos en el universo Murakamiano donde no pueden faltar extrañas organizaciones, personajes aún más extraños, gatos, chicas con un sexto sentido, bares y jazz, bosques y pozos, sexo...
En general y, sobre todo la parte final, Murakami ha conseguido que me vuelva a reconciliar con mi antiguo yo; comprender por qué me gustó tanto la primera vez y por qué he sido un poco más crítico esta segunda. Sólo por eso, por lograr que viaje en el tiempo y me vea de nuevo en "aquella" situación, merece cuatro estrellas. Ahora espero con muchas más ganas que llegue a mis manos Baila, baila, baila para volver a entrar en El Hotel del Delfín y oír de nuevo qué dice el Hombre Carnero.

Apéndice: 


¿Por qué no tienen nombre los personajes? Dos fragmentos (bonus tracks):

1.


—¿Por qué no le pusiste nombre al gato cuando vivía contigo?
—Pues no sé… —dije. Y con el encendedor del emblema del carnero encendí un cigarrillo—. Supongo que porque no me gustan los nombres. Yo soy yo; y tú eres tú; y nosotros, nosotros; y ellos, ellos. ¿Y para qué más, si con eso basta?, digo yo.


2.


El joven ainu se encontró un día con una partida de cazadores de su raza que merodeaba por allí, y se acercó para preguntarles:
—¿Cómo se llama este lugar?
—¿Crees que un rincón perdido como éste puede tener un nombre? —le contestaron.




Y estas han sido algunas de las reflexiones que he ido colgando mientras leía La Caza del Carnero Salvaje:


#wildcarnero Carneros, lombrices y ratones

#wildcarnero estoy flipando con mi falta de memoria... sólo recuerdo una frase hasta el momento...

#wildcarnero De momento sólo un personaje tiene nombre, boquerón, y es un gato, y hay un muchacho con apodo, ratón

#wildcarnero Con el profesor Ovino... entre los cuescos del gato y los del tipo del cine, y ahora este profesor, esto tiene aires de Mortadelo y Filemón.

#wildcarnero No siento lo mismo que la primera vez, eso es así

#wildcarnero Recta final con el hombre carnero

#wildcarnero reconciliación con el ratón que da cuerda al mundo

Magnífica reseña de Sergio en su blog Galletas Chinas
Y otra de Marta en su blog Leer Sin Prisa

30 comentarios :

  1. Más que una reseña de un libro, esto me resulta como una reseña de tu evolución cómo lector. Qué cosas te sorprendía, qué matices te encendían. Y ahora, después de todas tus versiones pasadas, llega Murakami y habla directamente con tu actual versión.

    Es raro. Pero es interesante. Porque al fin y al cabo, tú eres tu propio experimento vitalicio.

    Gran reseña -o lo que sea-!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, me he juzgado como lector, pero me reconcilio con todas las facetas gracias a Murakami.
      Gracias.
      Y sí, esto tal vez es una meta-reseña o lo que sea!

      Besos

      Eliminar
  2. Muchísima información Jordi, interesantísima además. Yo me quedé fuera del proyecto porque no me enteré y no me daba para buscar el libro pero ya lo leeré... y después leeré Baila baila baila. Me llama la atención sobretodo, tu cambio de impresiones al cabo de los años, suele pasar. Un libro que te impresiona cuando eres más joven puede que tenga una lectura diferente al cabo de los años y al revés, como te ha pasado a ti. Conocerse como lector ayuda. Cuando leí Siddhartha de Hesse me di cuenta de que ese libro me habría impresionado mucho más años atrás, al leerlo ahora no puedo decir que no me gustara pero sí que esperaba más. Veo que también tienes muy clara cuál es tu película favorita ¡Suertudo! Jajaja y me parece que tu blog está algo distinto, has cambiado algo del diseño. un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el hecho de sentir cierta decepción con una novela en la segunda lectura hace que me replantee repetir esta experiencia, y aunque como aclaro en el post al final me reconcilio con mi antiguo yo, me da miedo perder el cariño que les tengo y el buen recuerdo que me han dejado muchas novelas.
      Ya había leído por segunda vez otros libros y me había ocurrido algo parecido (sentir cierta decepción) pero no había olvidado tantas partes de la historia como me ha ocurrido con La Caza del carnero... También es cierto que soy más crítico y que no conciba ciertas partes que desentonan con el conjunto (los ejemplos que he colgado). Gracias por visitar el blog, comentar, difundir y darte cuenta de los pequeños cambios ;) Un abrazo

      Eliminar
  3. Tus entradas son inigualables; siempre van mucho más allá de las páginas que has cargado durante días. No menos interesante es tu evolución como lector (aunque ya te dije que eres demasiado exigente :P supongo que el mismísimo Davie Lurie se verá penalizado por algunas de sus reflexiones). Respecto a Murakami, poco o nada puedo decir, aunque coincido que esos fragmentos no aportan mucho valor. Os seguiré con Baila, Baila, Baila..y espero que, ahí si, encuentres lo que se ha desvanecido de estas hojas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A David Lurie le tengo cariño hasta el momento... Aunque es firme en su determinación y es culto e inteligente, me parece que se comporta como un niño en ciertas ocasiones. Me parece, eso sí, más integro que Keppesh ;) Pero eso ya lo debatiremos en su momento jejeje
      ¿Demasiado exigente yo? No, no creo; pesar de los fragmentos que he colgado y que sinceramente me parecen muy poco afortunados y que desentonan con el conjunto de la obra, le he dado cuatro estrellas. Soy un poco como Keppesh en ese sentido jajajaja
      Gracias por tu comentario, me anima a seguir escribiendo sin sentir vergüenza ;)

      Eliminar
  4. Me encantó el autoanálisis y la reseña super oríginal, tenés mucho humor Jordi.Tal vez lo lea algún día. Sólo he leído 1Q84 y me encantó.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pesar de las partes negativas que comento, creo que es una buena novela y que te puede gustar si te gustó 1Q84. De 1Q84 también hay cosas que me desagradan, pero en general me gustó mucho, lo pasé genial mientras la leí.
      Besos

      Eliminar
  5. Siempre uno va descubriendo cosas nuevas en las relecturas. Por eso me encanta releer: suele pasarme que me gusta más el libro releído. ¿Curioso, no?

    Si bien Murakami tiene una tendencia a coloca frases y párrafos sin demasiada relación con la historia en sí, es justamente eso lo que me gusta de él. Adoro el detalle. Especialmente en la literatura, pues creo que le dan vida a la historia.

    Sobre los fragmentos que pusiste, pues me he echado unas buenas risas. Ahora... ¿cuesco? xDD

    Saludos! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es curioso. A mí de momento me pasa justo lo contrario, las segundas lecturas no me satisfacen tanto... A excepción de El Palacio de la Luna de Paul Auster que en la segunda lectura me pareció muy superior a la primera.

      Que Murakami coloque frases como dices sin demasiada relación con la historia a mí también me gusta. Paul Auster es de los que también ramifica y bifurca las historias y es algo que le caracteriza y me agrada. Estoy de acuerdo contigo. Lo que no me gusta de los fragmentos que he colgado es que desentonan con el resto , es como la escena del tipo vestido de tigre en La Piel que Habito de Almodóvar, no me gusta nada.

      ¿Has dicho cuesco? Qué lejos estoy de Tokio...

      Un abrazo ;)

      Eliminar
  6. Una entrada magnífica. Murakami te hechiza cada vez que lo lees pero sus relecturas tienen la cualidad de ser disonantes en percepciones directas. Por eso alguna vez he planteado si la genialidad de Murakami reside en descubrirlo con cada título.
    Me ha sorprendido que descubrieras al autor con este título, eso te lo reconozco. en mi caso fue el pájaro que da cuerda al mundo y es el único título que me he prometido no releer. Mi curiosidad ahora es la evolución que siga en Baila, baila, baila. Vista la del lector, como has hecho tú al releer, tengo curiosidad por la del autor.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias guapa!
      Murakami me gusta mucho, he leído todas sus novelas publicadas en España y ninguna me desagrada. En 1Q84 me decepcionó que repitiera una y otra vez ciertas partes que ya habían ocurrido, como si se dirigiera a un niño, sobraban muchas páginas. En La Caza del Carnero me sobra lo que ya digo en el post, y tal vez lo estoy juzgando a él y la culpa sea de traducción, no sé...
      Por cierto, este no fue mi primer contacto con Murakami, tal vez el segundo o tercero... el primero fue Tokio Blues. Ah! y El pájaro que da cuerda al mundo es mi novela favorita.
      Besos!

      Eliminar
  7. A mi.... 1Q84 me gustó en sus dos primeros libros. El tercero no supe encajarlo o no me encajó. Además por varios motivos, pero principalmente porque no me pareció necesario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo pienso yo. Mucha paja. No son necesarias tantas páginas. A mí si hubiese terminado como termina la segunda parte ya me hubiese parecido bien.

      Eliminar
  8. Recordes sensacions viscudes mentre llegies el llibre? em sembla fascinant.

    Li tinc molt de respecte a Murakami, com aquell jovenet que et fascina xò que no t'atreveixes a apropar-t'hi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No has llegit res de Murakami? Doncs t'aconsello que hi posis remei ;)
      Sí, és curiós, recordo moltes sensacions que m'han deixat molts llibres durant el temps que els llegia i podria ser que no recordés absolutament res de l'argument.

      Eliminar
    2. He llegit "After Dark" i "El Salce sec i la dona dormida", xò la literatura japonesa em costa en general. Ara tinc "Tòquio Blues" pendent, aviam si amb aquest aconsegueixo endinsar-me en el seu món.

      És una sensació molt curiosa i bonica! Avui li dic a la martits aviam si busquem una data per veure'ns!

      Eliminar
  9. Jordi, estoy en el mismo proceso de leer "la caza del carnero salvaje" (espero acabarlo esta semana) a la espera de empezar "baila, baila, baila". En mi caso, al ser la primera lectura de "la caza..." no puedo hacer el analisis como lector que haces en tu escrito. Gracias por aportar esta visión. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Manel, por visitar el blog y comentar.
      Tal vez he sido más crítico en esta segunda lectura pero he disfrutado mucho; como cada vez que entro en el universo Murakamiano. A ver qué tal Baila, baila, baila...
      Saludos

      Eliminar
  10. Quiero leerlo a ver qué tal, está en la lista, así que más pronto o más tarde le llegará su momento, además quiero leer Baila, baila, baila y por lo que habéis comentado en el Café es buena idea haber leído este antes. Me han parecido interesantes tus reflexiones sobre la primera y segunda lectura y es que ya sabemos que un libro no es tan solo un libro, somos nosotros y el momento en que lo leemos, por eso a veces las segundas lecturas nunca son tan extraordinarias como las primeras ¿no? Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si es necesario leer primero Baila, baila, baila, pero sí es cierto que es una secuela y si has leído La caza del carnero salvaje antes, ya partes conociendo al personaje principal.
      Respecto a las segundas lecturas no puedo generalizar. No se siente lo mismo que la primera vez, eso es obvio, pero pueden suceder dos cosas: que te guste más que la primera vez o que te guste menos. Puede ser que uno haya madurado y entienda mejor según que lecturas (por lo tanto te gusten más) y que otras las encuentre más sencillas. Un abrazo y gracias por pasearte por aquí.

      Eliminar
  11. Yo acabo de terminar "Baila, Baila, Baila" (de hecho ha sido así como he dado con tu blog) y no me di cuenta de que era una secuela del libro que reseñas hasta la mención del Hombre Carnero. Definitivamente, no es imprescindible haber leído antes "La caza..." aunque ayuda a conocer al protagonista y su surrealista entorno. No quiero adelantarte nada para no influirte con ideas preconcebidas pero estaré atento a tu crítica, a ver si coincidimos. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Ángel, gracias por la visita y el comentario y por aclarar la duda.
      ¿A ti te ha gustado Baila, baila, baila?
      Saludos

      Eliminar
  12. Pues, resumiendo mucho, me dejó con una sensación agridulce. La novela tiene pasajes demasiados descriptivos incluso para Murakami (me parece un exceso tanto detalle en los gustos alimenticios y musicales) y ver cómo mata el tiempo el protagonista consiguió que algunas partes, sobre todo al principio, se me hiciesen cuesta arriba. Eso sí, la trama se va haciendo más atractiva según va creciendo la red de personajes conectados y confieso que leí con verdadero interés los capítulos finales. Cuando escribas la reseña, seguimos comentando, que no quiero destriparos nada a ti ni a tus lectores, jeje. Saludos, Jordi.

    ResponderEliminar
  13. No quise pasarme por aquí, porque tenía pendiente esta reseña. El tiempo pasó y la reseña no llegaba, no me salía escribir sobre un libro tan tremendamente raro para mi.
    Acabo de escribir la reseña que publicaré mañana, ya me darás tu veredicto. Quizá llegué muy "virgen" a Murakami, con demasiada ignorancia sobre su obra y su estilo y aunque no es lo que esperaba sigo pensando que es muy bueno. Y eso que no han sido novelas que al terminarlas haya dicho "qué buenas son" sino "qué raras son". No sé, será que es mágico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te ha salido una reseña sensacional. Y sí, es mágico.
      Besos

      Eliminar
  14. Hola, en este momento yo también leo Baila baila baila. Comparto contigo casi todo lo que dices sobre Murakami, lo que despierta en ti. Te recomiendo "Kafka en la orilla"
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marian. De Murakami lo he leído todo. Kafka en la orilla no es de los que más me ha gustado de él, aunque lo disfruté. Mi preferido es Crónica del pájaro que da cuerda al mundo.
      Besos

      Eliminar
    2. Crónica del pájaro ... No lo he leído, pero ten por seguro que lo haré. !Feliz Navidad!!!
      Besos

      Eliminar
  15. Anónimo7/2/15 21:37

    He leído todos los libros traducidos al español y déjenme decirles que las crónicas del pájaro y al sur de la frontera al oeste del sol son las mejores novelas de murakami. Le vuelan el trasero a tokio..

    ResponderEliminar

Comentarios recientes

ir arriba