Cuando EMI entra por la puerta, la confianza salta por la ventana

Me imagino a los grandes mandamases de las multinacionales en una de sus reuniones. En ella hablan sobre las causas de su actual y fatal situación:
"-No aprendemos ¡eh! y así nos va. La empresa se va a pique pero aun y así les seguimos tomando el pelo. Llevamos así desde que se nos ocurrió la brillante idea de invertir en tecnología punta con el fin de evitar la grabación de los CD's. El problema (un problemilla de nada) fue cuando el cliente "legal" quería escucharlo en su ordenador o en algunos reproductores incompatibles y les resultaba imposible. El CD simplemente no funcionaba o en el mejor de los casos saltaba o hacía ruiditos que parecían llegar de otras civilizaciones (siempre más avanzadas, claro). Bajaron las ventas, pero no fue por nuestra culpa, no. La culpa siempre es de la gente, de Internet, del uso de Internet y de la facilidad con la que se puede grabar. La facilidad de estafarnos a nosotros que tanto amamos la música y a los músicos. ¿Los precios? ¿El IVA? No, no creo que sea ese el problema."

He satirizado un poco, lo sé. Pero es que al final uno piensa que en ciertas empresas los que mandan sólo se dedican a manejar números y olvidan que viven de los mismos a los que ellos maltratan. Sólo puedo pensar en dos opciones: o son unos aprovechados o están en la inopia. Y casi que me decanto por la primera...
No creo que se paren a reflexionar lo que nos supone, con nuestros sueldos, comprar toda la música que nos gustaría.
Piensan que nosotros (el cliente final, el que se gasta el dinero en discos) es imbécil. Deben creer que cuando se deja de comprar discos es para robar. Esa es la idea que tienen de compartir. Perdonen, pero me gasto mucho dinero en libros y discos y creo que merezco más respeto. De vez en cuando comparto música, sí. Desde los doce años compro y comparto. ¡Al paredón!

¿Qué te parece? Y eso que aún ni he mencionado a los cerebros que mandan en la SGAE.
Todo esto viene a cuento por una de mis últimas adquisiciones. Acabo de recibirlo. Lo he comprado en unos grandes almacenes (esos que tienen escaleras mecánicas) por 29.95 €. ¡Ofertón! Se trata de un box set con la discografía completa de El Último de la Fila en edición de vinilo y con una tirada de sólo 2000 ejemplares que salió a la venta el 1 de diciembre del 2009 (el mío es el número 01694):

 

-Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor salta por la ventana
-Enemigos de lo ajeno
-Nuevas mezclas
-Como la cabeza al sombrero
-Nuevo pequeño catálogo de seres y estares
-Astronomía razonable
-La rebelión de los hombres rana




Me ha salido muy bien de precio, todavía se vende en otras tiendas por mucho más de 100 €. Pero como siempre, hay peros... Por suerte yo he gastado poco dinerito, pero cuando pienso en los que se han llegado a gastar 150 euros o más, me entra una mala leche que no la puedo controlar...

Primera decepción: las portadas han sido escaneadas y se ven los títulos borrosos, sobre todo en las contraportadas. Y no, no se trata de mi astigmatismo.
Segunda decepción: los lp's no son de 180 gramos, como los anuncian, ni de coña. Todavía los sé diferenciar.

Luego está la desidia con la que se hacen este tipo de cosas: ¿sólo los LP's? Podrían haber añadido algún extra como hicieron con la edición en CD. Algo que hiciese de esta caja para coleccionistas más atractiva: un dvd, un libro o un disco que incluyera versiones maxi o rarezas (que las hay y muchas)...

Por suerte, tengo los lp's originales que he ido conservando y comprando de segunda mano. La diferencia es notable y sale perdiendo la nueva edición, a excepción de los discos que tengo más masacrados que obviamente suenan más apagados.
Así que si he de poner nota a EMI, la discográfica que ha cometido esta falta de respeto hacía un grupo tan importante y a sus seguidores, le pondría un 0 patatero. Considero que esta reedición es una chapuza que no comete ni la editorial más humilde. He comprado vinilos recientemente de 180 gramos como el de Amaro Ferreiro y la diferencia es abismal.

En mi opinión si a las discográficas les va mal es porque se lo han buscado y por tanto se lo merecen y si siguen a flote es gracias a nosotros, porque, aunque estamos cansados, siempre caemos en alguna tentación. Han tenido tiempo de sobra para recapacitar, para reconducir su negocio y satisfacer a los clientes. En lugar de eso, discográficas como EMI, siguen dando gato por liebre.
De momento lo único positivo de este box set de El Último es que los vinilos son nuevos y que me ha salido barato.

3 comentarios :

  1. Ai Jordi, que bé que t'ho haguéssis passat al concert del Moscou amb "El Último Tributo", no per l'ho bé que ho feien, que de ganes ja ni van posar els nois, sinó per l'ambient que hi havia. M'encanta com vius amb tanta passió les coses. Una abraçada!

    Marta

    ResponderEliminar
  2. Doncs Marta, a veure si tornen a tocar i podem anar-hi. Una abraçada i gràcies per llegir i escriure ;)

    ResponderEliminar
  3. absolutamente de acuerdo!!! me gustó la entrada! ;)

    ResponderEliminar

Comentarios recientes

ir arriba