El curioso caso de Benjamin Button y Las confesiones de Max Tivoli


En una entrada anterior aseguré que tanto el argumento de la película recién estrenada en nuestras salas El curioso caso de Benjamin Button como el del libro Las confesiones de Max Tivoli, procedían de un cuento de Francis Scott Key Fitzgerald. Pues debo rectificar. Tan sólo la película se basa en ese cuento.
Andrew Sean Greer explica en su propia web que cuando en 2001 escribió Las confesiones de Max Tivoli no tenía ni idea del proyecto cinematográfico de El curioso caso de Benjamin Button y que, además, no había ni siquiera leído el cuento de F.Scott Fitzgerald en el que está basado el film dirigido por David Fincher (El Club de la Lucha, Seven, Zodiac...).



Según el escritor su verdadera inspiración fue la letra de una canción de Bob Dylan "My Back Pages";

Pero entonces yo era más viejo
Y ahora soy mucho más joven...

Todo es una gran casualidad y asegura que las dos historias sólo tienen en común el punto de partida; un niño que nace en un cuerpo de un anciano de 80 años y en lugar de envejecer, con el paso de los años, cada vez es más joven.
Se plantean en las dos historias problemas similares a los que han de hacer frente los protagonistas Max y Benjamin a medida que cumplen años; su relación con los niños de su edad es nula o está mal vista y deben llevar una vida solitaria y, en algunos momentos, ser demasiado precoces al ser confundidos con hombres maduros que ya tienen toda una larga vida llena de experiencias a sus espaldas.
Es en este punto donde un consejo de la madre de Max Tivoli adquiere todo su sentido e importancia; SÉ LO QUE CREEN QUE ERES. Ella es consciente de que jamás tendrá una vida normal y que lo mejor es mentir; si la gente cree que eres un anciano eso es lo que debes ser.

Las dos narraciones tienen también en común una historia de amor. Pero no todas las historias de amor son iguales y para mi gusto en Las confesiones de Max Tivoli la historia de amor es mucho más intensa. También hay más misterio, más sorpresas con un desenlace brillante. Así que hasta aquí puedo leer. No hay muchas más coincidencias, bueno sí, hay otra importante; los dos protagonistas escriben sus experiencias en un diario y van dirigidos a alguien en concreto... Los dos relatos merecen la pena ser visitados, aunque, a decir verdad, hubiese salido aún más satisfecho del cine si la adaptación hubiese sido del magnífico libro de Sean Greer Las confesiones de Max Tivoli en lugar de El curioso caso de Benjamin Button de Scott Fitzgerald. Aun y así creo que es una buena película.

6 comentarios :

  1. A ver si consigo ir a verla.La verdad es que me llama mucho la atencion.

    Mer

    ResponderEliminar
  2. yo me lei Las confesiones de Max Tivoli hace bastante tiempo, y pensaba que la película estaba basada en esa novela, veré la película a ver cual de las dos historias me gusta más.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu comentario Anónimo. Me gustaría que dejaras tu nombre en otra ocasión. Espero que cuando veas la película me des tu opinión.
    Yo prefiero la historia de Max Tivoli, pero aun y así El Curioso Caso de Benjamin Button me parece una obra maestra.

    ResponderEliminar
  4. mucha casualidad veo yo... aún así, prefiero el libro. Me gustó mucho más!

    ResponderEliminar
  5. Zito, estoy de acuerdo contigo, hay mucha casualidad... gracias por dejar tu comentario

    ResponderEliminar
  6. mucho mejor las confesiones de max tivoli,mas suspense, mas intrriga, mas trama,los personajes estan mucho mas desarrollados,y un final inesperado.

    ResponderEliminar

Comentarios recientes

ir arriba