Impresiones de Japón 3ª parte: La estatua de Hachikō

En esta tercera parte sobre las impresiones que nos hemos llevado en nuestra reciente visita al Japón, haré un pequeño alto para contar una historia muy conocida para los que habitan, visitan o les gusta Tokio. Yo la conocí cuando pisé por primera vez Japón en el año 2001, pero a medida que me la iban contando me sonaba de algo, como si ya me la hubieran contado antes o como si lo natural es que las cosas tengan que suceder así. Esta es la historia de Hachikō:



Eisaburō Ueno era un profesor de la universidad de Tokio y siempre iba acompañado de su fiel amigo Hachikō, un perro de raza Akita originaria de Japón. Le acompañaba todas las mañanas desde la puerta de su casa hasta la estación de Shibuya. Luego, Hachikō esperaba en la plaza a que el profesor regresara de la universidad. Pero un día primaveral del año 1925 el señor Ueno falleció a causa de un infarto mientras estaba trabajando y obviamente nunca volvió a su casa. Hachikō continuó yendo a la estación a diario esperando a que apareciera el profesor. El perro, durante 10 años hasta que finalmente murió, estuvo visitando cada día aquella plaza de Shibuya con la esperanza de encontrarse de nuevo con Eisaburō Ueno. Los vecinos conmovidos por la fidelidad del animal, construyeron una estatua de bronce para honrar su memoria en el lugar donde siempre esperaba. Un lugar, el de la foto, que es actualmente un punto de encuentro y que siempre está abarrotado de gente. Es ahí donde se encuentra el famoso cruce de pasos de cebra que hemos visto en muchas películas y documentales y por donde miles de personas pasan diariamente para ir a una de las zonas comerciales más modernas de Tokio.

4 comentarios :

  1. Cada lugar esconde una historia. Deber sagrado el de contar las historias y visitar los lugares.

    Una abraçada.

    ResponderEliminar
  2. Las historias de perros me tocan el alma. Merecía ser contada. Has hecho bien en darnos a conocer el significado que tiene esa estatua. Para muchos de nosotros tiene un valor que va más allá de la vida. Yo he tenido perr@s que han sido mis hermanos y que nunca jamás los he de olvidar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No l'havia sentit mai i mira que en Robert quan va anar a Tokio fa uns 20 anys va venir ple de històries noves de gent diferent, ara estem més aprop sembla però encara queden coses. Recordo que m'explicava els locals de karaoke i com els agradava, quan aqui no es coneixien i això de les cruilles múltiples i les files al metro i que es va sentir molt anafabet si no tenia algun interpret al costat. Ara estan de moda els pentinats i altres coses d'allà. No sé si el pachinko ha arribar encara. Avui precissament he vist una noia vestida com les heroines mangas al carrer Mallorca, les havia vist a la tele pero en persona no... deunidó. (hem passat a prop de la teva feina) Ves? no callo.
    Escolta que m'he confós i m'he comprat After Dark, qué burra!, es espès o el puc llegir bé? si no llegiré el de Auster.
    Petons.
    ah. Te paso un photoblog d'un amic de Sestao, Sergio, que vaig coneixer a Menorca i ara viu al Japó. Té unes fotos fantàstiques on plasma el viure al Japó i seus contrastos:
    http://hikari.aminus3.com/

    ResponderEliminar
  4. Ja ho he suprimit....
    Moments de ràbia.

    ResponderEliminar

Comentarios recientes

ir arriba