Entrada número 100: En casa de D y R

Esta es la entrada número 100 desde que llegué a blogspot o blogger o como a ti te esté bien denominar.


No es que sea gran cosa, pero es mi cosa. Y aunque a decir verdad estoy muy contento del resultado que hasta el momento he obtenido con este blog, mejorando en mucho (o eso me parece a mí) al que tenía en spaces, nunca estoy satisfecho del todo. Como dicen Andy y Lucas hoy en La Vanguardia "Hace cuatro años nuestras letras eran infantiles, ahora son más maduras". No quisiera compararme con este par de filósofos gaditanos que tantos éxitos ha cosechado, vendiendo más de 1.000.000 de copias de sus anteriores discos y que presentan ahora el cuarto al que han titulado con muy buen criterio 'Con los pies en la tierra'. Una cifra de ventas envidiable por cualquier artista y a la que nunca llegarán gente a la que admiro profundamente y que no voy a nombrar por no dejarlos en evidencia. Con todo esto lo que quería decir es que sólo escribiendo a diario, si uno tiene tiempo y ganas, va aprendiendo y madurando. Que alguna entrada será algo infantil (porque yo quiero) y otras algo más maduras, pues sí, y será así porque así soy yo, con momentos en los que no paro de hacer tonterías y otros en los que me muestro serio.

Últimamente ando algo tocado porque no puedo disfrutar todo lo que yo quisiera de una de mis mayores aficiones; la música. Mis oídos han sufrido mucho los dos últimos meses y lo que en principio pensé que era otitis ahora resulta que tiene nombre de novela de ciencia ficción. Lo importante es que ya se está curando y que cada día oigo mejor y que, dentro de poco, podré disfrutar de nuevo y a un volumen razonable, de mis artistas favoritos en mi Ipod.

De otra de mis aficiones también quiero hablar. Sí, sí, mi afición por la lectura. Ya terminado 2666, El Hombre que fue Jueves y Un Hombre en la Oscuridad, me adentro de nuevo en el mundo Murakami. Esta vez con los olores, las imágenes y el tacto aún recientes de algunos rincones de los escenarios que aparecen en muchas de sus novelas.
Pero no sólo de Murakami o Auster vive el hombre, y, para cuando termine After Dark ya tengo una lista de libros pendientes. Una de las culpables es Maria desde su blog Reseñando.

Otra persona que me influye es R.
El sábado estuvimos en casa de R y D o de D y R; aquí el orden de los factores no altera el producto y el orden, en verdad, en este caso aún nos importa menos.
La cuestión y para ir directo al punto, es que siempre que les visitamos salgo de allí con una recomendación literaria, además de con un ligero mareo debido al vino ingerido durante la cena. También sale uno de allí con muy buen cuerpo por la cena en sí y por el buen rollo después de las siempre interesantes conversaciones en el pequeño pero muy acogedor hogar de la Gran Via. R es la responsable de que entre otros libros haya leído La Guerra de las Salamandras de Karel Čapek o Los Siete Pecados Capitales de Milorad Pavić. Así que desde hace bastante tiempo a R siempre le sigo sus sabios consejos. En esta ocasión me habló de una novela que había logrado hacerla reír como hacía tiempo no ocurría. La novela es El Maestro y Margarita del autor ruso Mijaíl Bulgákov.

5 comentarios :

  1. Uno, felicitarte por los 100. Los blogs como este son los que hacen que la red merezca la pena.
    Dos, es cierto que vamos madurando y se nota en la escritura, lo cual no impide que cometamos a veces con absoluta consciencia nuestras pequeñas locuras por el simple hecho de sentirnos más vivos o por darle emoción a un maldita tarde.
    Tres, gracias por hacerme culpable.
    Cuatro, recojo la sugerencia de tu amigo, porque la haces propia sobre: El maestro y Margarita.
    Gracias y ¡enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. Felicitats! A per 100 més :))

    ResponderEliminar
  3. Eres un maehtro del blogs...! La veritat és que a més del bon llegir-te que això ja ho coneixia, ho has montat molt bé. En saps molt i mira que jo m'he fet blogs però tots aquest truquillos no m'els sé, suposo que és qüestió de temps també.

    A més ets un devora-llibres però segur que hi ha una cosa que influeix, a que vas en tren a Terrassa? jo visc a 3 m. de la feina. Aquests trajectes van molt bé. I un altra cosa, al menys a mi em passa, quan pares de llegir et costa recomenzar sobretot si no troves un llibre que t'enganxi deseguida, el meu cas actual és apart, la medicació no em deixava, ara començo de nou... i si, ja, Murakami, més desde que m'has dit que al prota li passa com a mi al escriure, estic intrigada. Bé que m'enrollo.

    Un petó i gràcies sempre.
    ah. en èspanyol no es diu "ja escucho mejor" sino "ja oigo mejor", escuchar és l'acte "estoy escuchando un disco..."... perdona pero m'ha fet gràcia, els que hem après el català de grans som un repelentillus.

    ResponderEliminar
  4. guau!!! muchas gracias por vuestros comentarios. Maria, blogs como el tuyo sí merecen la pena ser leídos. Bel, Sylvia moltes gràcies!!! y Gloria, jajaja és veritat ya oigo mejor jajaja la Silvia ja em va corregir al twitter jijiji. El llibre que et dic és de Paul Auster eh! Un Hombre en la Oscuridad. Petons!!!

    ResponderEliminar

Comentarios recientes

ir arriba