Morrissey en Barcelona (mis sensaciones del concierto y sobre las posteriores críticas)

Han sido muchos años de espera, demasiados. Disco tras disco anhelaba una gira que pasara por Barcelona. Quería ver un concierto de Morrissey. Sólo de él. No tener que ir a un festival donde del cartel sólo me interesara un artista. No me gustan los festivales, y, puestos a elegir, prefiero los conciertos en una sala pequeña.
Así que... deseo concedido.
Ojalá la sala hubiese sido aún más pequeña. Ojalá hubiese tocado más canciones (ojo que no digo otras, sino más). Ojalá el precio de la entrada hubiese sido más barata. Ojalá hubiese venido antes cuando yo brincaba y tenía mejor memoria... Ouija board, ouija board, would you help me?


Amo a Morrissey, amo a The Smiths. Pero no soy de los que el pasado viernes 10 de octubre tuvieran la esperanza de recuperar el tiempo perdido, de escuchar en directo los grandes éxitos de Moz -con o sin Marr- no. Yo fui a ver a Morrissey, a escuchar su voz en directo, su manera de cantar las erres y me daba igual el repertorio porque todo me gusta y ya nada importa. A estas alturas de la película prefiero ver a mis artistas favoritos haciendo lo que les viene en gana y no lo que se espera de ellos.
¿Que el disco nuevo es aburrido? ¿Perdón? En "World Peace Is None of Your Business" hay 18 temazos y con cada nueva escucha gana en matices. ¿Que prácticamente todo el concierto fue la presentación de este nuevo trabajo? Pues no, menos de la mitad de las canciones que pudimos disfrutar pertenecían a "World Peace Is None of Your Business", pero es que ese era el disco que venía a presentar, así que no entiendo tanta pataleta.
Me da la sensación que un sector de la crítica se ha puesto de acuerdo en tildar de mediocre a Morrissey, eso sí, cuando lo comparan con lo que hizo hace más de treinta años, con la banda de pop alternativo más grande que jamás ha existido. Y si no es eso se empeñan en volver otra vez a sus declaraciones siempre polémicas, sus salidas de tono o su sexualidad y, a ver, yo me pregunto ¿qué tiene todo eso que ver con su música o con sus directos? ¿Es un provocador? Sí, y qué, no le veo en ello nada malo, no vivo con él, no trabajo para él, soy un fan. Además me parece un tipo honesto y comparto con él la mayoría de sus opiniones. ¿Cuándo tendremos aquí a un artista que sea capaz de meterse con la monarquía en una canción o en una entrevista? ¿Cuántos de nuestros músicos han condenado las corridas de toros, el maltrato animal? ¿Quién es capaz de criticar ferozmente a nuestros políticos? Iván Ferreiro y su "Ciudadano A" me encanta, pero reconozcámoslo, es algo sutil.


Bueno, ahora tampoco voy a perder el tiempo en estas cuestiones, pero ¿alguien se ha planteado siquiera la posibilidad que debido a su estado de salud, su edad, o por coherencia, el orden de las canciones o la selección era precisamente para que el concierto resultara lo mejor posible?
Mi cuerpo aún tiembla al rememorar que por fin estuve cerca de uno de mis cantantes favoritos. Eso es lo que realmente me importa a mí.
Quizás, siendo sincero, se le hubiese podido pedir que tuviera en cuenta que más de veinticinco años esperándole era argumento de peso suficiente como para que nos regalase algunos himnos. No digo que no. Un "Suedehead", un "Bigmouth Strikes Again" o incluso un más reciente "Irish Blood, English Heart" habrían hecho saltar por los aires al público como lo hizo con "Everyday is like sunday", pero por mi parte no le reprocho nada, me gustó el sonido, el grupo suena genial en directo y las canciones me gustan todas, ¿qué más puedo pedir? ¡Qué narices! Yo le doy un diez a "World Peace is None of Your Business" y un diez al concierto en el Club Sant Jordi de Barcelona.
Por cierto, la edición limitada del CD viene con seis temas extra que, a mi parecer, la mayoría son mucho mejores que las mejores canciones del disco en su edición normal con sólo doce cortes, y del que sí deseé oír en directo "One of our own", por poner un ejemplo.

En las camisetas que llevaban los músicos que acompañan a Morrissey podía leerse Lonely in Barcelona, en referencia obvia al lugar donde estaban tocando y a la letra de "The Bullfighter Dies". No sé si Morrissey estará al día sobre la prohibición de corridas de Toros en Catalunya (algo por lo que un servidor se siente muy orgulloso), aunque tampoco creo que sea negativo cuando canta esa frase en la canción; la podemos traducir como solo en Barcelona o aislado, o que somos los únicos en España en abolir eso a lo que muchos aún se empeñan en llamar cultura y que recientemente se ha declarado Patrimonio Histórico Cultural (pfffffffff). En fin, "The Bullfighter Dies" sonó estupendamente después del apoteósico inicio del concierto con el hit de The Smiths "The Queen is Dead", y cuando terminó gritó "The shame of Spain" (La vergüenza de España), algo con lo que no puedo estar más de acuerdo y no sólo por el tema de los toros.

Fotografía por Toni Rosado [toni@scannerfm.com]
Si nos ponemos nostálgicos admitiré que no me esperaba "Asleep", así que además de ser deliciosa, fue una agradable sorpresa. Igual que "Certain people I know" o "Trouble loves me" del álbum "Maladjusted" (1997) que he vuelto a escuchar varias veces después del concierto y me ha parecido mucho mejor de lo que recordaba.


Setlist, 18 temas en total:

8 temas del nuevo disco:

The Bullfighter Dies
Kiss me a lot
Earth Is the Loneliest Planet
World Peace Is None of Your Business
Neal Cassady Drops Dead
Istanbul
Kick the Bride Down the Aisle
I'm not a man

4 temas de The Smiths:

The Queen is dead
How soon is now?
Asleep
Meat is murder

1 versión:

To Give (The Reason I Live) de Frankie Valli

5 temas de diferente discos de su carrera en solitario:

Your arsenal: Certain People I Know
Years of Refusal: I'm Throwing My Arms Around Paris
Maladjusted: Trouble Loves Me
Vauxhall and I: Speedway
Viva Hate: Everyday Is Like Sunday


Fotografía por Spinkies


4 comentarios :

  1. Los hay con suerte, ¡suertudo! qué envidia me das. Y sí, es de admirar que lo poco del panorama que se puede denominar "artista" haga lo que le venga en gana y no lo que se espera de ellos. Debo confesar que no he escuchado "World Peace is None of your Business pero si tú dices que hay que hacero, tú sabes que yo hago siempre caso.

    Me llama la atención el repertorio, temazos como The Queen is dead, entiendo que digas que no querías otras sino más, yo me quedaría con más temas de The smith como The boy with the thorn in his side y todas esas. La versión de Valli me conformaré con buscarla en youtube.

    Por cierto, lo de "The shame of Spain" genial, los artistas deben dar siempre su opinión aunque esto es otro debate. Me alegro de que lo hayas disfrutado tanto y me muero de la envidia jajajajajaj. Una abraçada, noi.

    ResponderEliminar
  2. Tu crítica me parece muy hoesta y yo como tú comparto todas y cada una de las opiniones. Pienso exactamente eso. Vino a hacer lo que él quiso a presentar su nuevo trabajo y encima recupero algún tema de su pasado histórico en banda o solitario. Gracias Jordi

    ResponderEliminar
  3. Hola Jordi, es la primera vez que aterrizo en tu blog. Andaba por Google buscando críticas honestas del concierto de Morrissey en Barcelona porque no daba crédito a lo que había leído por ahí sobre decepciones, mierdas, etc. Gracias, porque el concierto al que yo asistí fue como tú lo describes. Solo se me quedó la espinita clavada de que cantara "Disappointed" en Madrid y aquí no. Ya ves, adoro esa canción y me hacía una ilusión tremenda. "This is the last song that I'll ever sing. Oh I changed my mind again, Good night and thank you."

    ResponderEliminar
  4. Hola Jordi, ¡genial tu artículo!. Se nota que estuvistes allí en medio del barullo viviéndolo de pie, apretujado y alargando los sentidos para no perderte detalle. ¡Maldita mentalidad clasista la de insistir en zonas VIP, mientras la malísima visibilidad del escenario para la mayoria de audiencia denota rutina e incompetencia. Jordi, deberían contratarte como crítico musical y desde luego literario, para renovar a fondo la generación de críticos tan caduca y enquistada que sigue año trás año agarrada a las acreditaciones. Morrissey nos mostró su talento artístico y a la vez la máxima contradicción en su merchandising. Es humano, se lo perdonamos por esta vez...¿o no?

    ResponderEliminar

Comentarios recientes

ir arriba