Invisibilidad

Justo cuando ya me había acostumbrado a la reciente invisibilidad -adquirida con gran esfuerzo y fortaleza por mi parte- de repente va y desaparece. Aunque era de prever he de reconocer que me ha decepcionado un poco, y eso, sin duda, es una estupidez. Así soy yo.
Era genial no pararse a charlar con según quien, pero también doloroso que no me reconocieran otros con los que sí me hubiese apetecido pararme aunque sólo fuese para una pequeña conversación. Empiezo a aceptar que soy contradictorio. Y solipsista. Mi mente va demasiado rápido intentando encontrar, en el horizonte o en algún ángulo muerto, fallos, imágenes pixeladas que me demuestren que todo lo estoy creando yo desde una bañera llena de líquidos químicos y pegajosos conectado a decenas de tubos que me alimentan y cables por donde mis ideas son transportadas y transformadas en todo lo que me rodea.
De todo lo ocurrido me quedo con más cosas positivas que negativas. De las negativas ya he reciclado la mitad y calculo que para la otra mitad nuestro planeta Tierra sólo necesitará un par de años en convertirlas en preciosos árboles altos y fuertes.
 Respira

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Comentarios recientes

ir arriba