Bolaño 1, otro post sin la reseña prometida

Si lo prometido es deuda y además está por escrito, no hay excusas que valgan. Manida introducción.
No menuda, que también, sino manida/o: sobado, dicho de un asunto o de un tema: Muy trillado. 
¡Ay amigos!, que uno tiene ya una edad y más responsabilidades y menos tiempo y más ganas. 
Leo mucho, eso sí, demasiadas lecturas en paralelo, unos 14 libros. Me pasa con la lectura casi como con la comida: no sé decir no, ni quiero. Así que cuando se dispara una lectura conjunta interesante -todas lo son- me apunto aun sabiendo que difícilmente podré seguir el ritmo de los demás (casi siempre porque tengo la mesita de noche llena a rebosar de muchos libros que quiero leer antes de morir y de los que leo alguna página antes de dormir). 
No sé por qué cuento todo esto, tal vez sea una excusa por llegar tarde con esta entrada, tal vez por ir a destiempo en todo, tal vez porque simplemente me dejo llevar y no quiero borrar lo escrito, o, lo más probable, porque me doy cuenta, cada vez más, de lo efímero que es todo, de cómo una fotografía te puede hacer recordar aquello que ya te enseñó la vida, una lección ya aprendida pero que el paso del tiempo -entrar de nuevo en el engranaje de esta sociedad que vive con prisas- y la rutina, sobre todo la rutina, te habían obligado a olvidar. Y al final resulta que se trata de una lección tan simple...: aprovechar el momento, el tiempo, disfrutar de los tuyos y pasarte por el orto (argentinismo) los asuntos banales y demás preocupaciones absurdas, besar mucho y abrazar y decir te quiero, decírlo y sentirlo, y no esperar nada, nunca se debe esperar nada. 
He dicho.

Ahora la introducción sigue siendo manida pero tiene más sentido para lo que viene a continuación.  

El pasado sábado 1 de junio visité en el CCCB el archivo Bolaño. Un día inolvidable, no lo voy a negar. A veces me cuesta admitir mi lado mitómano, me jode aceptarlo, pero al final debo rendirme a ciertas evidencias, ahí están Auster, Murakami, Bukowski, Vonnegut, Vila-Matas, Stevie Ray Vaughan, Morrissey/Smiths, Iván Ferreiro, Cerati y El Último de la Fila (sobre todo los tres primeros discos) o David Lynch (Lost Highway en concreto) y claro está, Bolaño. Pero con Bolaño es distinto, no es mitomanía, no quiero que lo sea, yo no leo a Bolaño por el mito, lo leo porque "2666" me dio un bofetón y una buena patada en la entrepierna, pasé dos semanas con dolor de estómago, y aunque para algunos eso sea repugnante o le obligue a rechazar su lectura, a mí me ocurre justo lo contrario, así que luego vinieron (aunque no en este orden): "Amberes", "La Universidad Desconocida", "Estrella Distante", "Amuleto", la MONUMENTAL "Los Detectives Salvajes", "Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce seguido de Diario de Bar", "Una Novelita Lumpen", "Entre paréntesis".... ahora estoy con "Los Sinsabores del verdadero Policía" y, por si fuera poco, por su culpa, leí y leo, porque la poesía no se deja de leer jamás, a Nicanor Parra, Enrique Lihn, y Mario Santiago (Ulises Lima).

Comprendo la opinión de más de uno sobre la obra de Bolaño, sobre el éxito obtenido tras su muerte, tal vez yo tendría la misma si no me hubiese atrapado su literatura, pero incluso los mayores detractores deberán admitir después de visitar el archivo Bolaño, que no se trata de una casualidad o un golpe de suerte o simplemente de mitomanía: Roberto Bolaño era (sigue siendo) un escritor en mayúsculas; sus notas, su trabajo previo a la novela definitiva que entregaba a la editorial son un ejemplo claro y lo pude ver con mis propios ojos, todos los que han visitado la exposición lo han podido comprobar. Hemos visto de su puño y letra sus notas en sus libretas, casi me sentí un intruso, un cotilla observando sus cuadernos (años y años escribiendo sin cesar... me hizo sonreír una nota en concreto que pertenece a "Los Detectives Salvajes" donde lo primero que podemos leer es: Arturo Belano: Yo), su biblioteca personal, sus gafas. Pero no fue eso lo que me emocionó, que quizá un poco sí, pero no, lo que de verdad me afectó, lo que hizo que tuviera que contener mis lágrimas (casi me echo a llorar, no miento, y si en ese momento no hubiese estado solo y ese alguien me hubiese dirigido la palabra o preguntado algo, habría flaqueado y estallado en un llanto enigmático para esa persona), fue una fotografía. Una simple fotografía. Un retrato familiar de Bolaño en París donde le podemos ver con su sonrisa habitual mientras sostiene a uno de sus hijos en brazos, en una mochila, a un año de su muerte. 
Tal vez mi reciente paternidad tenga mucho que ver con esa repentina emoción tan profunda, tal vez sea la lección aprendida de la que hablaba antes, quizá sólo soy un maldito mitómano.



(La reseña prometida, la de "Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce seguido de Diario de Bar", la verás en "Bolaño 2, la reseña prometida")


A los que quieran conocer a fondo a Roberto Bolaño les recomiendo acercarse a este blog:






8 comentarios :

  1. Hace poco decia que me toca esperar un año; pero seguro que valdrá la pena, ni que sea para reconciliarme con Bolaño y animarme a darle esa prometida segunda o tercera oportunidad. Me parece impresionante también la cantidad de lecturas que consigues llevar a la vez..yo con dos ya no sé como optimizar el tiempo; y, ahora mismo, tengo a Rafa esperandome porque llevo un retraso monumental con "Quemas los días".

    Por otra parte, al leerte se me acumulan los comentarios :) ¿la poesía? Estoy en deuda con el género y tus palabras me golpean como una bofetada. "Nunca hay que dejar de leerla".

    Por último, te quiero decir aún que mañana está Vila-Matas en Fnac Castellana (que me queda al lado) y he pensado acercarme más por tu admiración por el escritor que por mi conocimiento de su obra. Tendrá que estar bien, ¿verdad?

    Espero no haberme extendido demasiado.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La poesía está en todas partes, incluso en la prosa, pero ¿y Pessoa,no lo has leído? La ventaja de la poesía es que se puede leer en cualquier momento, por eso puedo llevar al mismo tiempo tantas lecturas, si te fijas en mis lecturas en Goodreads sólo hay tres o cuatro novelas, lo demás es ensayo, poesía y cómic.

      A Vila-Matas es un placer leerle y escucharle, aún no he tenido el placer en directo, pero en youtube corren algunos vídeos muy interesantes.

      Puedes extenderte tanto como quieras, nunca es demasiado

      Besos

      Eliminar
    2. He leído a Pessoa (¡claro!). De hecho fue el único libro que traje en la maleta cuando vine para Madrid :) Tendré que retomarlo.

      Eliminar
  2. ¿Te gusta más Los detectives salvajes que 2666? Estas cosas tú siempre las tienes claras, yo no. Comparto al completo tu lista de mitos exceptuando a Murakami que me encanta pero menos y a Vila-Matas, que conozco poco y creo que me estoy perdiendo mucho.

    Me ha hecho gracia lo de Arturo Belano:Yo, porque es algo que a mí también me gusta decir. De ilusiones también se vive jajaja.

    Espero la reseña prometida con especial curiosidad y mitomanía rebosante. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué responder... Los detectives es monumental y 2666 también... ahí no tengo las cosas tan claras como crees. Pero de todas formas 2666, los detectives y los sinsabores forman en sí una sola obra.

      Lo de Arturo Belano: Yo, tal vez no me he explicado bien. Esa nota la vi en la exposición Archivo Bolaño. En un cuaderno que pertenece a Los Dertectives Salvajes, en un borrador con los nombres de los personajes y el de las personas reales, empieza así: Arturo Belano: Yo, Ulises Lima: Mario Santiago etc...


      Un abrazo querido Yossi ;)

      Eliminar
    2. Me he explicado mal yo: cuando terminé los detectives pasé una época de fascinación con el libro un poco obsesiva, decía en twitter a todoas horas que en otra vida quería ser Arturo Belano y alguno vez empecé algún tweet diciendo Yo Arturo Belano, una tontería pasajera :)

      Entre Los detectives y 2666 no puedo elegir, entre las historias de 2666 he intentado elegir alguna vez pero la posición cambia dependiendo del día jajaja. Un abrazo :)

      Eliminar
  3. Tu introducción estupenda... me apunto a ella sin peros... como veras yo también soy experta en llegar tarde, pero ya no me preocupa. Yo solo llevo tres libros en paralelo, más los que tengo que leer por mi profesión (nada que ver con literatura), y ya me vuelvo loca... ¿15? Impensable para mi.

    Bolaño uno de mis favoritos, empece a lo bestia puesto que mi primera novela de él fue 2666... empecé pensando en descansar tras cada una de las cinco partes y me lo leí de tirón (le dediqué algunas reseñas en mi casa). Luego seguí con Los detectives salvajes y ahora estoy de descanso... no quiero bebérmelo todo de golpe como hacía cuando era joven.

    He visto dos veces la exposición y las dos salí emocionada, ver esa letra, esas libretas, esas anotaciones, las fotos...

    Feliz finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura! Hablando de llegar tarde... Qué tarde respondo a tu comentario...
      Yo también empecé con 2666, y después ya no sé... creo que he ido demasiado rápido, pero Los detectives me pareció una auténtica obra maestra.

      Creo que hice bien en ir solo a la exposición, seguro que hubiese llorado largo y tendido de tener alguien a mi lado sintiendo algo parecido a lo que sentía yo...

      Besos

      Eliminar

Comentarios recientes

ir arriba