Todos somos cómplices


Que te abran el coche para robarte sin romper nada; cristales, la puerta..., es el desenlace más positivo en caso de que te ocurra algo así. Porque la impotencia e indefensión que se siente es atroz.
No ha ocurrido nada grave ni me han robado nada que tenga demasiado valor. Lo peor es lo que ha ocurrido después.
Llamo por teléfono a tiendas de segunda mano de Terrassa a las que suelo visitar para comprar discos o algún libro. La intención es sólo para preguntar si alguien les ha vendido algunas de las cosas que me han robado. La respuesta de éstos ha sido tajante y negativa: NO PODEMOS DAR ESA INFORMACIÓN. Luego el diálogo ha entrado en un bucle con tintes surrealistas pasando por una discusión innecesaria de la que sólo he podido salir hablando mal y colgando el teléfono.
Yo he trabajado muchos años en una tienda de ese tipo y sé lo que se cuece ahí dentro.
No he pedido información sobre quien lo ha vendido. Sólo si ha entrado alguna de mis cosas. Además explico el por qué. Ir a la comisaría y presentar una denuncia, supone pasar más de tres horas allí. Si lo que han robado es de mucho valor, uno se aguanta y se prepara para perder toda una mañana o una tarde, pero si no es así, no. Ya me han robado mis gafas de sol y un pictionary, ¿que más quieren? ¿mi tiempo? ni hablar. Mi tiempo no me lo roba nadie. Ya he perdido bastante hablando del tema en en este post.
Así que lo que uno sí pierde son los nervios y le dice de todo, nada agradable, al prepotente de turno encargado de compras que vive agobiado y estresado por vivir en mitad de dos mundos:
el legal (su trabajo) y el ilegal (cómplice de los ladrones).

Por otro lado quiero decir que no me meto con el personal de las tiendas de segunda mano ni con el negocio que llevan a cabo. Es con una forma en concreto de tratar a la gente corriente que tienen algunos cuando lo único que se pide es información. Y ese trato, por desgracia, se da en muchos comercios. La mala educación se ha instaurado en el lugar menos indicado.

4 comentarios :

  1. Vaya. ¿Cuándo ha sido? ¿Dónde? ¡Qué impotencia! Yo que tú, denunciaría.
    El pictionary, si quieres, te lo regalo yo.¡Ánimo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Eva!!! no hace falta que nos regales nada jajaja gracias.
    El valor del pictionary es sentimental...
    Lo que me fastidia es la poca ayuda que recibes por parte de ese sector en el que yo trabajé. Cuando yo estaba y me llamaban por algo así, cosa habitual, yo les daba la información e incluso apartaba el artículo si coincidía con la descripción que me daba. Lo que, obviamente, no podía dar eran los datos del que lo había vendido.
    Fue el viernes por la noche, delante de casa. Esta ciudad se está convirtiendo en un nido de delincuencia... Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola Lilvia,
    Ostras conozco a varios de Terrassa y Sabadell que les han robado.
    Pero lo que le han robado a tres personas que conozco, es el espejo retrovisor interior.
    Y según reza la leyenda( no tengo idea de que si es cierto) que lo roban para hacerse rayas de coca en el espejo.
    Me parece de locos pero...
    Que lo siento y te entiendo.
    Te regalo un Mikado hace? ( broma)
    Petons.
    Margot

    ResponderEliminar
  4. Buenas.
    A mi tambien me paso. Me abrieron el coche y se llevaron el gps (que lo tenia guardado en la guantera) y la documentacion. Es un coñazo, sobre todo el denunciarlo. En el juicio incluso me hicieron sentir como si yo fuera el juzgado fuera yo, y no el delincuente.
    Por otro lado matizar que nada en una tienda de segunda mano (trabajo en una) es ilegal. Quien comete ilegalidades, en todo caso, es quien roba algo y lo vende. Sea en una tieda de segunda mano o a traves de un periodico.
    He dicho.
    Angel!!

    ResponderEliminar

Comentarios recientes

ir arriba