Suttree, de Cormac McCarthy

Un par de consejos para los que quieran leer esta novela, el primero es un consejo que puede servir para cualquier novela, aunque está indicado especialmente para "Suttree": no leas la entrada en Wikipedia sobre "Suttree", la despedazan, aparecen tantos spoilers que dan ganas de torturar al que la haya escrito. Me imagino al pobre desgraciado sin vida, vestido con traje a rayas y con un reloj en la muñeca todavía dando la hora exacta en mitad de un charco de sangre; los sesos esparcidos por el escritorio donde ha redactado mucho más de lo que jamás debería haber contado sobre esta monumental historia.
El segundo consejo es que tengas cerca, mientras lees "Suttree", un diccionario, enciclopédico a poder ser. Aunque este consejo sirve para todas las obras de McCarthy donde aparezcan vegetación, peces y pájaros; para "La Carretera" se hace innecesario.

Y ahora, sin más dilación, mi reseña, mis sensaciones:
Maldito Suttree, Cornelius Suttree..., o lo que casi es lo mismo, maldito McCarthy, maldito Cormac McCarthy... Sí, lo maldigo de nuevo y caigo en sus redes por quinta vez: "La Carretera", "No Es País Para Viejos", "La Oscuridad Exterior", "Meridiano De Sangre" y ahora "Suttree", su cuarta novela, escrita durante veinte años de forma discontinua y publicada en 1979.
La última vez aseguré que tardaría en volver a él, pero soy, al igual que muchos de sus personajes, inestable y fácil de convencer. Tampoco me gusta lo inamovible, quizá por eso sí me gusta la obra de Cormac McCarthy, porque en ella, entre otras muchas características, hay una constante: el desplazamiento-trashumancia-vagabundeo o como prefieras llamar a ese ir y venir casi siempre sin un objetivo concreto, a excepción de la supervivencia o de la huida de no siempre se sabe bien qué. Aquí queda ni que pintada una frase que leí una vez de Tom Waits: no puedes dejar de estar en movimiento, ningún perro ha meado en las ruedas de un coche en marcha. Y es que los personajes de McCarthy, salvando las distancias, se mueven sin cesar por instintos básicos.
En fin, esta vez acepto que me gusta Cormac McCarthy, que ya comprendo su manera de escribir, que lo comprendo a él y que caigo rendido a sus pies, que voy a descargar su obra completa en mi pequeño cerebro con capacidad para tres megas de almacenamiento y, que si me da tiempo, la voy a leer entera.
"Suttree" me ha pillado bien, y creo sinceramente que si los mandamases de la HBO y un genio como Alan Ball quisieran -y McCarthy lo permitiera, claro está- podría salir de ahí una serie de televisión de tres a cuatro temporadas que se convertiría en un éxito sin precedentes. Aunque, eso sí, que nadie piense que tiene algo que ver con "True Blood" o "Six Feet Under". Bueno..., sí podríamos usar algunos de los escenarios de "True Blood",  pero en los años cincuenta y, tal vez, algunos rasgos de personajes de "Six Feet Under"... Nada, que estoy desvariando.
Parece ser que "Suttree" es una novela semi-autobiográfica y, algo de cierto debe haber en ello si tenemos en cuenta que McCarthy pasó su infancia en Knoxville (Tennesse), el mismo lugar donde transcurre este relato y, si nos atenemos a lo que dicen las leyendas, que es un tipo que vagabundeó durante muchos años.
Pero voy a ceñirme sólo a "Suttree" y con pocas palabras, o eso espero.
Nos enfrentamos a una novela que no tiene inicio, nudo y desenlace, por mucho que en Wikipedia la quieran vender así; es decir, "Suttree" es la vida misma. Los capítulos de una parte de la vida de Cornelius Suttree, contada de forma aleatoria y sin aportar todos los datos. No es una narración fácil, aquí no te da nada hecho. Es por eso que cada episodio, cada aventura de este moderno Tom Sawyer, lo completa el lector con sus tropiezos y conjeturas. Eso hace de "Suttree" para mí, de unas de las más hermosas y monumentales novelas que he leído de McCarthy. Contiene ambientes góticos, lugares sórdidos, escenas aberrantes, momentos hilarantes, algunos eróticos, otros muy tristes...
Otro de los alicientes para volver a leer este libro es el sinfín de incógnitas y preguntas que quedan en el aire. Lo dicho: la vida misma.

Reseña de Offuscatio y opiniones de otros compañeros en la lectura conjunta:  Yossi Barzilai; Aramys Romero; Jandri.   

25 comentarios :

  1. Una obra monumental como la vida misma, sin cualquier género de dudas; aunque yo he sido más reticente en la atribución de todas las estrellas. Resulta curioso que ambos mencionemos "Maldito McCarthy". Parece que fue el toque de apertura de esta conjunta...y, sinceramente, me alegro que digas que ya lo comprendes, que has caído rendido a sus pies..porque yo ya no me imagino a leer nada de este amargo autor sin la compañía de los "sospechosos de costumbre". Aún ayer hablaba con José de cuándo lanzaríamos la propuesta de lectura "The Sunset Limited". Me alegra saber que no hay objeciones :P hehehe Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se lance "The Sunset Limited" me apunto, of course.
      Ya tengo ganas de leer tu reseña, y la de José, de Suttree.
      Sí, a mí me parece que ya le comprendo, cómo estructura y cómo nos lleva a hacernos preguntas y hallar nuestras propias respuestas, tal vez a desenlaces distintos a los que él planteó en la idea primigenia, pero igualmente válidos... no sé si me explico.

      Besos

      Eliminar
    2. Te entiendo perfectamente; y no puedo dejar de señalar lo curioso que resultaron al principio nuestras dudas sobre el personaje. Todos esperábamos que hubiera algún truco enrevesado; pero, al final, sólo hay un Suttree.

      Eliminar
    3. Esa, la duda sobre si hay dos Suttree, es una de las incógnitas que aún me rondan por la cabeza. Hay decenas de alusiones, una visita al manicomio e incluso él mismo confiesa en un momento dado:
      Aprendí que existe un Suttree y nada más que uno.
      Curioso, no?
      Por eso afirmo que mis conjeturas siguen ahí, en mi cabeza, y que sin duda será un libro al que visitaré de vez en cuando para leer fragmentos aleatorios.
      Los trajes a rayas y los relojes, las estaciones..., ahí hay algún truco, algo que separa realidad de alucinación o algo por el estilo... Estoy y estaré en ello.

      Eliminar
    4. Jordi, ¿qué significado tienen para ti los trajes a rayas? Las estaciones y los relojes puedo comprender..pero no llego a adivinar la simbología que tiene ese ítem especifico. ¿El mundo es una prisión en si mismo; una condena perpetua?

      Eliminar
    5. Aún le estoy dando vueltas..., pero ya con el primer cadáver, el del río, hasta llegar a los presos e incluso describiendo a un insecto, McCarthy enfatiza de manera especial el traje a rayas que llevan puesto.
      El loco del reloj, el ferroviario, también... Así que, quizá has dado tú misma en el clavo, en el quid de la cuestión. Gracias.

      Eliminar
    6. He llegado de nuevo al ordenador. El cadáver en el río figura en mi cuaderno de notas, pero después no le dado más importancia. No obstante, tu insistencia en estos símbolos, me está persiguiendo (en el buen sentido) :) Quería conocer tu opinión..por eso he vuelto aquí anteriormente.

      Eliminar
    7. Haremos una cosa, copiaré en un apéndice a esta entrada todos los fragmentos donde se mencionan relojes y trajes a rayas. A ver a qué conclusiones podemos llegar. Sé, estoy convencido, que algo esconde...

      Eliminar
    8. Vale :) Avísame cuando lo subas o si quieres ayuda..

      Eliminar
    9. Cuenta con ello, tengo en el ordenador el texto, así que sólo debo buscar, cortar y pegar

      Eliminar
  2. Hola Jordi,

    Me llamó eso la atención y lo hablamos en el café. Suttree es Suttree en Knoxville, no hay apenas principio, sólo unas flashes de memoria, unos resquicios, un pequeño viaje que nos lleva a su vida interior y poco más y sobre todo y principalmente, no hay final. Lo que sí tenemos son sus reacciones, su manera de actuar e incluso su "escala de valores", es fascinante como, sabiendo tan poco de un personaje nos pueda fascinar tanto. Lo imagino bien frunciendo el ceño a Harrogate al exponerle sus locuras, de pie en la barca ofreciendo un pez a la señora, comprando su ropa nueva con el dinero que recibe... no necesitamos más, ha sido una lectura magnífica... Maldito McCarthy, lo has convertido en nuestro "motto", aunque con connotaciones muy distintas de las que entenderían los ajenos a nuestro grupo de "McCarthianos sospechosos". Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José, qué gran descubrimiento estos libros de McCarthy. Disfruto más de nuestros debates e indagaciones que con cualquier otra novela que hayamos leído conjuntamente. Eso a pesar de lo complicado que se hace a veces toparse con esas palabrejas ;)
      Un abrazo, espero que leamos juntos muchos más del maldito man

      Eliminar
  3. Jordi tu reseña me ha dados ganas de intentar leerlo otra vez. Tengo que encontrar mi momento de tranquilidad. Me gusta las sensaciones que tiene tú, José y Marisa de Suttree. Igual para el próximo de McCarthy me anoto seguro!! Un beso:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengas prisa, con Suttree, en general con McCarthy, hay que ir a su justa velocidad. Mis sensaciones van variando durante la lectura, pero al final siempre son positivas.
      Un beso y gracias por tu comentario ;)

      Eliminar
  4. Maldito McCarthy!!!!!, es ya por méritos propios el leitmotiv de estas grandes lecturas.

    Este tío no engaña, sabes que va a ser una experiencia sombría, turbia, que en ocasiones no te va a gustar lo que te va a exponer delante de tus ojos, tendremos dosis de despiadada realidad y personalmente incluso me llega a asolar una especie de sufrimiento interior... pero volvemos a esas palabras que tanto exigen y tanto veneramos.

    Porque el duelo que se mantiene en un libro de McCarthy se convierte en una experiencia única.

    En "Suttree" he encontrado además un autor con otros matices, más imaginativo con todas esas desventuras que se van sucediendo como piezas de dominó, con un sentido del humor inesperado en la figura inolvidable de Harrogate y trazas de amor y erotismo en la relación con la mejillonera, otras características que se aúnan y refuerzan la prosa dura y poderosa de McCarthy.

    Un intento por explicar lo inexplicable, la vida... el sentido de la existencia, tiene dios algo que decirnos???

    Inolvidable la escena del cementerio.

    Un libro Jordi, que creo odisea.
    Una pasada leer tu reseña.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alejandro, has escrito una reseña en mi no-reseña jajajaja
      Estoy de acuerdo con todo lo que dices.
      Muchas gracias
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Por cierto Alejandro, cuando digo que estoy de acuerdo con todo lo que dices me refiero sobre lo que dices de la novela "Suttree", jajajaja, no sobre que sea una pasada leer mi reseña ;)
      Un abrazo

      Eliminar
    3. Pero qué dices Jordi!!!!!
      Te digo de verdad y no miento, que espero con avidez el momento de leer tus reseñas porque tienes una visión super independiente, siempre personalísima y pasados los formalismos iniciales de la presentación, llega el momento en el que plasmas tu personalidad y se te nota disfrutando de tu reseña, cuando escribes y describes tus sentimientos con el corazón.
      Me encanta seguirte.... por internet claro.. jejejeje

      Un abrazo y espero que repitamos con McCarthy que se está convirtiendo poco a poco en una especie de ser supremo de las letras.

      Un fuerte abrazo, que sepas que te tengo el máximo de los respetos :)

      Eliminar
    4. Oye, pues te estoy muy agradecido por comentar y por hacer que me sienta tan bien ;)
      Yo tengo muchas ganas de más McCarthy, así que cuando se proponga a por él voy.
      Que sepas que yo también te tengo mucho respeto y que copio tus libros en Goodreads.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Por cierto, ayer preparé mi caña de pescar y me acordé de Suttree

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me encuentro a Suttree en todas partes: leyendo a Hemingway, escuchando a Miles Davis, y, sobre todo, en sueños. Es curioso como se ha quedado impregnando mi memoria, es como si quisiera insistir en que debo atar cabos sueltos...
      ¿pescas siluros?

      Eliminar
    2. Pescar pescar..... pero las cervecitas son una fuente de inspiración

      Eliminar
    3. Ah! jajajaja yo hoy he cocinado sopa de pescado... cachis! me falta la birra... es que al mediodía y antes de ir a trabajar como que no puedo

      Eliminar
  6. Con vuestros comentarios en el Café ya me habíais picado la curiosidad, con lo que cuentas ahora, me apetece volver a McCarthy al que abandoné en La oscuridad exterior que aún no he sido capaz de terminar, no conecté con él en esa obra (aunque me hago propósito de terminarlo, me quedan apenas unas páginas), a ver si consigo una reconciliación con el autor. Ah, y a Wikipedia ni acercarme :D Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carol, "La oscuridad exterior" es una novela magnífica, una novela que tal vez se hace algo difícil y dura pero que merece mucho la pena. Hubo un gran debate con algunas personas del café literario en Facebook,quizá ahí encuentres alguna motivación para reemprender la lectura. Un abrazo

      Eliminar

Comentarios recientes

ir arriba