Los hermanos Tanner, de Robert Walser

Dicho de otro modo, en lugar de dedicarme a leer a Robert Walser, por ejemplo, me puse a escribir sobre él para tener que leerlo. (Enrique Vila-Matas) 

No le deseo a nadie ser yo. Solo yo soy capaz de soportarme. Saber tanto, haber visto tanto y no decir nada, absolutamente nada. (Robert Walser)

Descubrí a Robert Walser mientras descubría a Enrique Vila-Matas. También leí un ensayo de J. M. Coetzee sobre el escritor suizo, algo así como una pequeña biografía, excelente como todo lo que escribe Coetzee pero que no me empujó al abismo como sí lo hizo Vila-Matas. Debo admitir que haber leído sobre Walser antes de leer al propio Walser ya crea una serie de expectativas o cierta predisposición, y sí, para qué negarlo, algo de devoción. Pero también es cierto que al leer alguna de sus obras se siente algo parecido a recibir un suave masaje o, en otras palabras, leer a Walser es fácil, estimulante y uno quiere más.


...cierto es que sólo soy respetado por una persona: yo mismo, pero es alguien cuyo respeto es el que más me importa 
...En una reunión bien concurrida donde lo importante es manifestarse y agradar lanzando parrafadas brillantes, tú permanecerás siempre mudo porque no tendrás ganas de abrir la boca entre tanto charlatán inútil
...Acabaré convirtiéndome en un hombre entregado en cuerpo y alma al presente, sin recordar mi afinidad con cosas aún pendientes
...Tengo que buscarme otra vida, una nueva, aunque mi vida entera deba consistir en la simple búsqueda de esa vida  


En "Los hermanos Tanner" puede dar la sensación de que no ocurre nada, que los paseos no te llevan a ningún sitio, y, sin embargo, podemos encontrar a un hombre avanzado a su tiempo e incluso al nuestro. Robert Walser nos habla con la misma naturalidad sobre infidelidad, incesto, homosexualidad, arte y, ante todo, de paseos y lo que se siente durante los mismos. 
Como dice Kafka, y podemos leer en la contraportada de la edición de bolsillo que hace pocos meses salió a la venta, «¿Acaso Simon Tanner no vagabundea, nadando en la felicidad, para no producir nada, a no ser el goce del lector?» Y es que el mismo Simon podría ser el alter-ego de Robert Walser. Como curiosidad aparece un personaje, un poeta, al que el propio Simon Tanner encuentra muerto y congelado en la nieve tal y como cincuenta y tres años después de publicarse esta novela unos niños hallaron el cadáver de Robert Walser. Casi que vaticinó su muerte, e incluso, Simon Tanner, la ensalza, le parece de lo más esplendida, una tumba de gran nobleza. 


“El día de Navidad de 1956, la policía de la ciudad de Herisau, al este de Suiza, recibió una llamada: unos niños se habían tropezado con el cuerpo de un hombre muerto por congelación en un campo nevado. Cuando llegó a la escena, la policía primero tomó fotografías, luego retiró el cuerpo.

El difunto no tardó en ser identificado: era Robert Walser, de setenta y ocho años de edad, que había desaparecido de un hospital mental de la zona. (…)
Las fotografías de la policía mostraban a un anciano ataviado con un abrigo largo y botas, despatarrado sobre la nieve, los ojos totalmente abiertos, la mandíbula floja. Estas fotografías se han reproducido amplia (y desvergonzadamente) en la literatura crítica sobre Walser (…)
(J. M. Coetzee)

Robert Walser te gustará si te gusta la poesía, si te gusta pasear, si cuando vas por un sendero no sientes tedio.

8 comentarios :

  1. Una maravillosa y extraordinaria entrada. Desde la introducción hasta la conclusión, todas las palabras que has dejado aquí parece que llegan a nuestros oídos como un susurro suave que se traduce en "tenéis que leerlo". Me has hipnotizado. Ahora mismo me lo apunto. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien me sienta tu comentario ;)
      Pues sí, tenéis que leerlo. Pero sólo por el placer de leer, de pasear. Aquí no hay más misterio que el asombro que siente por lo que le rodea (nos rodea) al protagonista.

      Gracias a ti, besos.

      Eliminar
  2. Lo tendré en mi lista de espera; Offuscatio lo ha dicho ya.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero conocer tu opinión cuando lo hayas leído.
      Besos!

      Eliminar
  3. Pues sí, te hemos echado de menos a ti y a tus reseñas aunque con todo lo que estás leyendo ahora creo que vamos a disfrutar de unas cuantas. Esta es genial aunque no me sorprende mucho :) El libro lo tengo apuntado desde que empezaste con él, este y "El Paseo" para leerlo cuando quieras, creo que Marisa puede querer apuntarse, ya quedaremos los tres. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy muy constante con el blog, esa es la verdad... Pero gracias por tus palabras. Walser te va a gustar, lo sé, y cuando queráis leemos el paseo.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. La palabra de Vila-Matas no se contradice. Me fascina el mundo del barcelonés, así que anotado queda. Gracias por acercarnos a Walser.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debemos agradecérselo a Vila-Matas ;)
      Un abrazo y gracias por la visita y el comentario Manel.

      Eliminar

Comentarios recientes

ir arriba