Diablos de polvo, de Roger Smith

"Diablos de polvo" consigue deprimir al optimista más recalcitrante. Ni un ápice de esperanza le queda a uno cuando va por la mitad de la novela, pero aún es peor cuando lee la última página.
No suelo leer novela negra, así que me resulta complicado reseñar ésta sin tener suficientes precedentes en los que apoyarme. Podría compararla, como ya hice en Goodreads, con la trilogía "Millenium" del escritor Stieg Larsson, aunque con una salvedad; aquí no esperes encontrar héroes y tampoco investigación policial o periodística.
Una de las cosas que más me ha gustado es precisamente la ausencia del héroe, y con eso no pretendo decir que nos encontremos ante cobardes, sino con alguien que debe enfrentarse a sus propios ideales; ideales a los que siempre fue fiel y creyó inamovibles: uno no sabe cómo va a reaccionar ante la adversidad, ante una injusticia, ante un callejón sin salida, hasta que no se encuentra al borde del abismo, y es entonces, sólo entonces, cuando puede pasar que todos sus principios salten por los aires y así, un objetor de conciencia, llegue a convertirse, a sus propios ojos, en algo peor que la figura de alguien a quien siempre ha detestado.
Leyendo "Diablos de polvo" he sufrido pesadillas y lo que peor he llevado es cerciorarme de que el único que realmente es fiel a sus principios hasta el final, es el perverso, el monstruoso y sanguinario; el tirano que no duda en aplicar extrema violencia e injusticia cada vez que le conviene sin el más mínimo remordimiento y con total impunidad. Cada capítulo está repleto de auténticas aberraciones que si se llevaran al cine no podría proyectarse en ningún festival ni mucho menos en una sala convencional.  
A pesar de que se hace imposible coger cariño a los personajes (eso puede que sea una suerte al fin y al cabo, sino la lectura se haría insoportable), a pesar de que uno no acierta a comprender el por qué de la frialdad e indolencia de todos los que aparecen en esta novela al enfrentarse a la muerte: la muerte de sus vecinos, familiares… la de sus propios hijos… Pues, a pesar de los pesares, esta novela tiene algo que engancha, es adictiva; algo que no sé decir qué es pero que te lleva a leerla en apenas unas horas.  

Quiero dar las gracias a Es Pop Ediciones, en especial a Óscar Palmer y, como no, también agradecer a Aramys por contar conmigo para la lectura conjunta de Diablos de polvo. En twitter estuvimos unos cuantos con el hastag #lecturaDiablos.

Lee aquí el primer capítulo de Diablos de Polvo de Roger Smith

Rústica con solapas.
352 págs, 14 x 21,5 cm.
ISBN: 978-84-936864-7-5
PVP: 18,95 €



Roger Smith nos explica en este vídeo algunos de los hechos reales que le sirvieron como inspiración para escribir su novela.

+ reseñas:  leemaslibros  Pulparty  Viaje Alrededor de una Mesa Leer Sin Prisa  Cruce de Caminos La biblioteca de Ilium

6 comentarios :

  1. No te puedes imaginar las ganas que tengo de leer este libro desde que empezasteis a publicar las primeras impresiones en Twitter. Un libro que caerá sí o sí (aunque espero que no me quite el sueño por la noche).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya me contarás, es de un estilo totalmente distinto a otros libros que hemos comentado tú y yo... Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola Jordi,

    Me pasa lo mismo que a Offuscatio, sigo el proceso de lectura de libro desde twitter, después he leído vuestras reseñas y ahora tú con la tuya me has terminado de dar el empujón. Estoy seguro de que todos hemos pensado alguna vez qué haríamos si estuviéramos en una situación límite, estamos muy seguros de nuestros ideales y de nuestras reacciones y creemos que tenemos control sobre nosotros mismos y ahora nos dices que en este libro no hay héroes y que trata este tema. Esta tarde voy a la librería y si lo veo, me lo traigo conmigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jose, gracias por la visita y el comentario. Tanto a ti como a Marisa os recomiendo que leáis el primer capítulo (el enlace está en la entrada) y a partir de ahí.... Un abrazo

      Eliminar
  3. Yo si que le cogí cariño a un personaje, a Sunday. Pobrecilla, quizá como mujer me identifiqué con su dolor de alguna manera. Qué horrible debe ser ser tratada como ganado. Y luego me quejo del machismo que me rodea, y no tengo ni idea de la suerte que tengo de haber nacido en este país, a pesar de lo mal que está.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que me solidaricé con algunos personajes. Pero lo que quiero decir es que no acabas de conocerlos, son muy planos como para sentir afecto hacia ellos. También hay un factor a tener en cuenta; hay tantos asesinatos y tan seguidos, tan crueles, que a las pocas páginas de empezar ya parece que no te afecten en absoluto, cuando algunas de esas muertes deberían ser un golpe de efecto en la narración.
      Por otro lado, sí, somos unos afortunados. Un abrazo, gracias por comentar ;)

      Eliminar

Comentarios recientes

ir arriba