L'any de la plaga y otras cosicas...

Llevo un tiempo recluido, atrapado, rodeado de eucaliptos y sin poder pasar de la página 214 y del capítulo 21. Sin avanzar. Encerrado en un bucle.
Sólo los que han leído L'any de la plaga de Marc Pastor me podrán entender.
El año de la plaga (editado en castellano por RBA), es una aventura pre apocalíptica ambientada en la Barcelona actual. Dejando a un lado la ciencia ficción, podemos encontrar en esta maravillosa novela un retrato fiel de la sociedad en la que vivimos: la desconfianza entre los ciudadanos, el comportamiento casi autómata en nuestras vidas, las caras grises.
Además hay muchas referencias a series de televisión, películas y canciones... Altamente adictiva es sin duda una novela muy recomendable. Hay un par de escenas (digo escenas porque la acción tanscurre como si estuvieras viendo una película) que se me han quedado grabadas y que son absolutamente demenciales... una de ellas tiene que ver, sorprendentemente, con La Sirenita.




Por otro lado, es cierto que llevo tiempo encerrado. No literalmente. Me he alejado de Facebook, del blog y de twitter, para concentrarme en un nuevo mix. Ya está casi terminado y, en esta ocasión, se trata de temas que me motivan en el gimnasio para continuar, no desfallecer y batir records personales. En breve colgaré por aquí el mix y el tracklist para quien lo quiera descargar.
En casa estamos absolutamente enganchados a Dexter. Nos hemos tragado de la tercera a la quinta temporada en pocos días... y, queremos más... Aunque claro, no hay tiempo para todo y debo organizarme. Quiero leer, escribir, mixear, ir al gimnasio etc. y no hay cama para tanta gente.

Hace días que quiero compartir un tema que hace años escucho a menudo. Una canción que me hace saltar lágrimas aunque esté pedaleando en el gimnasio. El otro día pensé en dedicarle un post a mi hermana pequeña, pero no hacía falta que le dijese nada, lo captó aunque no se lo dedicara explícitamente. Ahora sí quiero dedicarle la canción de le que estoy hablando y quiero que la escuche atentamente.
Es de Dorian, y aunque a veces me entristece escucharla, es de las que también consigue que no deje de apretar el acelerador.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Comentarios recientes

ir arriba