Pues, así estamos

el blog algo abandonado, las lecturas apartadas -no del todo, van cayendo novelas a una velocidad inferior a la habitual, leo poesía, mucha poesía y algún cómic o novela gráfica -como prefieran llamarle-; la música va sonando y vamos aprendiendo a aprender. Laia es la encargada de instruirnos día a día y, esta vez, en esta lección de este curso de la vida, prometo ser un estudiante aplicado. Ayer cumplió 15 días, hoy, a las 19:15h., dieciséis. He sido padre antes de los cuarenta, y mucho antes de aprobar ninguna asignatura, si acaso una: nunca detenerse. Ahora mismo está llorando mientras de fondo suena "Superman" de Quique González, he optado por cogerla en brazos en lugar de cambiar el disco, la palma de mi mano en su diminuto vientre, Laia boca abajo, así se calma. Ahora el bueno de Quique canta "será sólo un momento en un reloj de plata..."



Comentarios recientes

ir arriba