29/09/2009

Las 4:09 de la mañana. Usemos algo tópico; mientras la ciudad duerme mis pensamientos no me dejan pegar ojo. Mentira: la ciudad jamás duerme.
Más que en un tópico vivo en un bucle quincenal. Inevitablemente me siento como el pobre Gregor Samsa, aunque en mi caso la metamorfosis sea al revés: de bicho a persona.
Es duro; quien lo entienda o quien lo probó lo sabe.

Hoy más que nunca soy crítico con los que viviendo sin problemas importantes no hacen más que quejarse; que si la abuela fuma, que vaya asco de trabajo, que si los niños me dan mucho trabajo... (¡disfrútalos coño! ¡que no volverán a tener 5 años nunca más! y además, ¿tú no querías trabajo?... cuidado con lo que deseas...).

Yo también me quejo porque a veces caigo en la tentación; soy humano. Pero evito quejarme por costumbre, evito que mi primera respuesta sea un "NO".

Hoy, más que nunca, perdono; procuro no guardar rencor (aunque seré justo), disfruto de las conversaciones, de las reuniones familiares (aunque tengamos ideas muy distintas siempre se obtiene algo positivo), de los abrazos... Antes me refugiaba en mi habitación ¿recuerdas?, el lugar más seguro que conozco... Ahora no quiero refugiarme. Necesito contacto, hablar, reír, compartir... (todo en su justa medida eh!).

Dejemos de imitar a nuestros políticos; poner palos en las ruedas evita que avanzemos. ¿Quién tiene la culpa de que seamos tan retrógrados? Creo tener la respuesta: LA CONFRONTACIÓN y que nuestra primera respuesta sea un "NO".
La mejor manera de avanzar: deja que tus ideas cambien, que no sean inamovibles.

No puedes dejar de estar en movimiento, ningún perro ha meado en las ruedas de un coche en marcha (Tom Waits).

y si cambio de idea sobre ti y si cambio de idea sobre lo nuestro... Y al final mi idea es blanca y es negra y es un parpadeo fluorescente... Y con estas cosas se nos va pasando el tiempo, y no estamos nunca solos, no nos aburrimos nunca...
(fragmento de Cambio de Idea de Astrud).

En fin, las 4:33 de la mañana. Usemos algo tópico; mientras la ciudad duerme mis pensamientos no me dejan pegar ojo. Mentira: la ciudad jamás duerme.

Patrick Swayze vuelve al "Double Deuce"

En marzo del año pasado murió de un cáncer de pulmón Jeff Healey. Cuarenta años antes, cuando sólo contaba con un año de edad, un cáncer de retina lo dejó ciego pero eso no impidió que se convirtiera en uno de los más grandes guitarristas y cantantes de blues y jazz que ha pisado un escenario, ¡Llegó a tocar con el mismísimo Stevie Ray Vaughan!
Yo supe de él por primera vez en 1989. Aluciné cuando vi a un joven ciego con melenas sentado en una silla y una guitarra sobre sus piernas que tocaba maravillosamente bien. Se trataba de una película en la que el protagonista era Patrick Swayze: Road House.
La película me gustó mucho en su momento y guardo un gran recuerdo, aunque no la he vuelto a ver más. No creo que se trate de un gran film pero tiene suficientes ingredientes como para disfrutarla de nuevo y no entiendo por qué no se menciona cuando se habla de la filmografía de Swayze en la prensa.
Este 2009, ya lo hemos repetido demasiadas veces, es de lo más trágico y se está llevando a tantas estrellas que ya empiezo a perder la cuenta... Hace unas semanas también se nos fue Willy DeVille, otro de los grandes que por desgracia en este país no era muy conocido, o sí lo era por sólo un par de canciones. Curiosamente en Road House, aunque la interpretan The Cruzados, aparece un tema suyo: Savoir Faire.
En fin, aunque que ya sabíamos que esto iba a suceder, el cáncer ha acabado con la vida de Patrick Swayze. Nunca fui admirador de este actor pero me cae especialmente simpático y, como ya he dicho, Road House me gusta por muchas razones; la música: las escenas en las que Jeff Healey aparece tocando en el bar donde trabaja el personaje que interpreta Patrick no tienen desperdicio, además del resto de canciones y músicos que aparecen en la excelente banda sonora como Bob Seger o Otis Redding.
Así que ahora me imagino a los dos, a Jeff y a Patrick, en el escenario del Double Deuce tocando clásicos del blues...



13-09-2009

Las 6:49 de la mañana. Usemos algo tópico; mientras la ciudad duerme mis pensamientos no me dejan pegar ojo. Mentira: la ciudad jamás duerme.
No es que me coma la cabeza con algún tipo de problema, sólo que cuando me despierto a las cinco de la mañana empiezo a imaginar que escribo algo interesante (soy muy bueno cuando lo imagino) y un tema me lleva a otro y a otro y al final me levanto y casi nunca escribo nada, ni siquiera algo banal. A excepción de hoy que estoy escribiendo esto que no sé a dónde irá a parar.
Hace unas horas en la cama estaba pensando en las visitas que recibo en este blog y a partir de una pequeña reflexión he llegado a desenredar la madeja de tal modo que he parado en Tokio Blues pasando primero por Arenys de Munt, fosas sépticas, Lisbeth Salander, Radio Futura y la negra flor, facebook, los videos Beta, la insulsa Coixet...
(en otro momento escribiré el trayecto entero para que quede todo más claro)
La mente es tan maravillosa y mis manos tan lentas...
La frase final decía algo así: lo que más me preocupa es que nos rindamos con tanta facilidad y no nos ocupemos de los problemas que SÍ afectan a nuestra sociedad y que lo que menos me debería preocupar, es que aún quedan algunos que defienden las dictaduras y no se rinden.

Yo también crucé Abbey Road

Se celebra este mes el 40 aniversario de la publicación de Abbey Road, el último disco de The Beatles. El 8 de Agosto de 1969 se hizo la sesión de fotos para la famosa portada del álbum. Mi particular celebración del aniversario de mi disco favorito de The Beatles empezó cuando compré la primera taza de las trece que ofrece El País.

Comentarios recientes

ir arriba